Noticias

Las mujeres migran para suplir las necesidades de sus hijos, huir de la violencia doméstica o garantizar su independencia económica

Viernes, 14 Agosto 2020
Santo Domingo, República Dominicana. 12 de agosto de 2020. El Centro de Estudios de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (CEG-INTEC) y el Instituto Nacional de Migración (INM RD) inauguraron el diplomado “Género, migración y políticas públicas”, con el objetivo de contribuir a la formación acerca de las desigualdades y diferencias entre hombres y mujeres migrantes ante la necesidad de reflexión y aprendizaje sobre el fenómeno migratorio y el impacto del género en las migraciones. Este programa educativo también busca caracterizar las migraciones en el contexto nacional e internacional y reconocer sus principales propiedades cambiantes. Al mismo tiempo, tiene como propósito identificar los elementos que definen el perfil migratorio dominicano y los principales enfoques teóricos implicados en los procesos migratorios, así como las características y la gobernabilidad para el fortalecimiento del Estado de Derecho y el desarrollo humano sostenible e integral. El evento de apertura contó con la ponencia magistral de la socióloga Marina Ariza, quien habló sobre la evolución de los procesos migratorios incitados por la crisis económica. Al referirse a los factores que impulsan la migración femenina, aseguró que lo hacen “[…] para suplir las necesidades de sus hijos, huir de la violencia doméstica o garantizar su independencia económica”. Asimismo, enfatizó que entre género y migración existe una interrelación en la que una incide sobre la otra. Además, destacó que la migración afecta la desigualdad que viven las mujeres en el mundo del trabajo, la familia, la sociedad, su comunidad, el acceso a los derechos, su identidad y sus emociones. Precisó que la mayor migración es de personas no calificadas profesionalmente, que van hacia sectores bajos de la economía, como, por ejemplo, las olas migratorias de mujeres dominicanas a España, dedicadas fundamentalmente a la atención de infantes y envejecientes, o el caso de mujeres de la India, Indonesia, Sri Lanka, Tailandia y Filipinas, quienes migran a Arabia Saudita para emplearse en labores domésticas. Señaló, además, que la migración de mujeres de países empobrecidos de África y Asia hacia Europa tiene como trasfondo la prostitución, la trata y el tráfico.  El diplomado, que inició el pasado lunes 10 de agosto de 2020, tendrá una duración de dos meses y se impartirá en modalidad virtual con jornadas sincrónicas y asincrónicas flexibles. Durante las sesiones de trabajo se analizarán las políticas públicas que, desde la consideración de la transversalidad de género, adoptan los Estados para la protección de las personas migrantes. Asimismo, se promoverá entre los participantes el reconocimiento de los abordajes del fenómeno migratorio y su caracterización en el contexto dominicano como país emisor y receptor de migrantes regulares e irregulares.  En la presentación del programa de aprendizaje, la doctora Florinda Rojas, directora ejecutiva del INM RD, puntualizó que este es un logro muy deseado, pues resulta imprescindible abordar los temas de género en la cuestión migratoria y dar el enfoque de políticas públicas. “Sabemos cuáles son las realidades que caracterizan la participación de la mujer dominicana en los flujos migratorios, sabemos las precariedades que determinan la migración femenina en el país, por tal razón, consideramos de gran relevancia la formación de actores claves que puedan adquirir conocimientos teóricos y herramientas para trabajar de manera práctica e intervenir en la formulación o implementación de políticas públicas”, manifestó Rojas. Por su parte, Fátima Lorenzo, coordinadora del CEG-INTEC, señaló que el fenómeno de la migración juega un rol muy importante no solo a nivel de la economía, por el aporte de las remesas a la disminución de la pobreza y del Producto Interno Bruto (PIB), sino por el impacto que tiene en lo afectivo emocional y en la vida familiar y comunitaria. “Como la migración tiene la característica de ser eminentemente femenina, es necesario darle una mirada género sensitiva que considere las implicaciones diferenciadas para hombres y mujeres y los impactos en lo personal y familiar”.  El contenido del diplomado incluye los módulos “Procesos migratorios en el contexto de la globalización”, “Perspectivas en el abordaje de las migraciones”, “Género y migración en el contexto del desarrollo” y Género y migración”, a cargo de las doctoras Marina Ariza y Camila Belliard Quiroga y las licenciadas Jeannette del Carmen Tineo Durán y Paola Pelletier. Dirección de Comunicación Institucional INTEC División de Comunicación INM RD  

La ayuda humanitaria y su incidencia frente al COVID-19

Jueves, 13 Agosto 2020
  Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la ayuda humanitaria es aquella que se brinda a la población víctima de un desplazamiento con el fin de garantizarle el acceso a los servicios básicos como alimentación, atención médica, agua o refugio. Cabe destacar que la ayuda humanitaria no se limita a víctimas desplazadas a causa de las guerras, desastres naturales, emergencias sanitarias, entre otras, también incluye a personas autóctonas de una determinada población que presentan dificultades o no pueden acceder a los servicios básicos. En algunas ocasiones se tiende a confundir el concepto de ayuda humanitaria con el de asistencia social que brindan los gobiernos locales o agencias internacionales. La diferencia entre uno y otro es que la ayuda humanitaria está orientada a garantizar la vida, la salud y el respeto de los seres humanos y la asistencia social es más bien un recurso complementario que responde a la necesidad de una población determinada. En algunos casos, la asistencia social llega a integrarse perfectamente con la ayuda humanitaria en dependencia del tipo que se requiera. La ayuda humanitaria se puede clasificar en tres grandes grupos: la de emergencia, que es aquella relacionada con catástrofes naturales o crisis producidas por los seres humanos; la de reconstrucción y rehabilitación, considerada como una actuación a largo plazo orientada a que el país receptor supere la crisis humanitaria, y la de prevención de desastres, que tiene la finalidad de mitigar los riesgos de una crisis humanitaria y cómo prepararse para ella.[1] La ayuda humanitaria debe funcionar bajo cuatro principios: el principio de humanidad, que vela por la garantía de las vidas de las víctimas y su integridad humana; el principio de imparcialidad, que opera independientemente de la raza, género, creencia, clase social, preferencia política o cualquier agente discriminatorio; el principio de independencia, el cual responde a las necesidades de las víctimas, dejando a un lado los intereses políticos, militares o de otra índole, y el principio de neutralidad, que obedece a la no participación en las hostilidades y/o controversias de orden racial, religioso, político o ideológico.[2] La crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha generado un sinnúmero de víctimas que requieren ayuda humanitaria. En el caso particular de la República Dominicana, el Instituto Nacional de Migración (INM RD), a través de su Departamento de Investigación y Estudios Migratorios (DIEM), ha elaborado un documento para monitorear las acciones de los organismos locales e internacionales en apoyo de los migrantes víctimas de la pandemia. Se pudo constatar que las acciones más destacadas son de tipo preventivo y de atención a emergencia, entre ellas, donaciones de kit de mascarillas y desinfectantes y transferencias monetarias a las poblaciones más vulnerables, principalmente a nacionales venezolanos y haitianos. También se destacan las múltiples capacitaciones desde la Escuela Nacional de Migración (ENM) orientadas a la prevención de la enfermedad y enfocadas en su mayor parte al personal médico de centros públicos y privados, así como a personas de la sociedad civil.   [1] Global Humanitarian Assistance. Report 2014. [2] Ídem.   Por Anderson Santana Analista Cuantitativo de Estadísticas Migratorias

INM RD y WLA-CdM realizan webinar para analizar la movilidad humana en Centroamérica, el Caribe y México ante la COVID-19

Miércoles, 12 Agosto 2020
República Dominicana. - Miércoles, 29 de julio de 2020.- Con el objetivo de intercambiar experiencias y propuestas de políticas públicas para la inclusión de migrantes en la región, con un mayor énfasis en los desafíos relacionados con la actual crisis causada por el COVID-19, el Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana (INM RD) y la World Leadership Alliance-Club de Madrid (WLA-CdM) realizaron la conferencia “Movilidad en tiempos de crisis: la pandemia del COVID-19 como oportunidad para repensar las migraciones en América Latina”. El evento, efectuado mediante una sesión virtual, contó con la ponencia de destacadas profesionales con amplios conocimientos sobre migración y políticas públicas a nivel regional, tal es el caso de Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica (2010-2014) y vicepresidenta de la World Leadership Alliance-Club de Madrid (WLA-CdM); Florinda Rojas, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Migración de República Dominicana y miembro Netpluss de la World Leadership Alliance-Club de Madrid (WLA-CdM); Betilde Muñoz-Pogossian, directora del Departamento de Inclusión Social de la Secretaría de Acceso a Derechos y Equidad de la Organización de los Estados Americanos (OEA), y Nadia Troncoso Arriaga, directora general del Instituto de Atención a Poblaciones Prioritarias (IAPP), México. La moderación estuvo a cargo de Manuel Orozco, director de Migration, Remittances & Development Program, Inter-American Dialogue. Desde 2016, en colaboración con el INM RD, la WLA-CdM, mayor asamblea de exjefes de Estado y de Gobierno elegidos de forma democrática, a través del proyecto Shared Societies, ha efectuado una serie de misiones y actividades en República Dominicana, Nueva York y Madrid, en un esfuerzo por impulsar el diseño de políticas migratorias con un enfoque de derechos humanos e inclusión. De esta forma, se ha logrado reforzar la cooperación entre diferentes actores para que determinados mensajes y perspectivas sobre las migraciones tengan un punto de vista global e integral, basado en las experiencias y buenas prácticas. Entre los esfuerzos realizados en conjunto, se encuentran el “Foro sobre políticas migratorias e inclusión social: una perspectiva comparada”, llevado a cabo en 2017 con la presencia de José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de España de 2004 a 2011. En 2019, se efectuó la Conferencia Magistral “Política Migratoria Integral: una experiencia desde Costa Rica”, liderada por Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica de 2010 a 2014. En ese encuentro se generó un conjunto de recomendaciones con especial énfasis en la necesidad de desarrollar políticas migratorias inclusivas y con perspectiva de derechos humanos, esencial para lograr una gestión de la migración regular y segura. Además, se observó que los discursos y narrativas sobre migración desde los ámbitos público y privado han generado tensiones y desinformación sobre este fenómeno, por lo cual se hace necesario profundizar el debate sobre el discurso hacia la migración desde las instituciones públicas. En esta ocasión, se discutieron las tendencias de la movilidad humana en algunas zonas de Centroamérica, el Caribe y México, como una oportunidad para reflexionar sobre la gestión migratoria ante la pandemia, y se visualizaron los impactos específicos en distintos grupos de migrantes en la región en aras de asegurar su inclusión social y convivencia con poblaciones receptoras, además de entender la complejidad de la doble crisis ocasionada por el COVID-19 en cuanto a las consecuencias para la salud pública y la supervivencia económica, con el fin de mitigar impactos negativos en grupos vulnerables de migrantes e identificar y compartir mejores prácticas para su inclusión en la región. En ese sentido, Chinchilla señaló que los Gobiernos y organismos internacionales deben tomar acciones para evitar el retroceso de las regiones respecto a los progresos alcanzados antes de la pandemia. Asimismo, señaló que “No solamente se trata de un problema sanitario, se trata de los impactos en el plano económico y social en una región, que, aunque ciertamente nunca se está preparado para una situación como esta tan devastadora, estábamos quizás en el peor momento posible”. La población migrante sigue siendo una de las más afectadas por el COVID-19 ante el colapso de los sistemas sanitarios y los impactos socioeconómicos y psicológicos asociados al distanciamiento social. “Por si fuera poco, el aumento del desempleo en los países desarrollados ha redundado en la reducción del flujo de remesas en un acumulado hasta mayo de un 7% respecto al mismo periodo de 2019. Esta tendencia afectará con mayor intensidad a países como Haití, donde las remesas representan alrededor de un 33% del PIB, así como a El Salvador y Honduras, en los cuales suponen cerca del 20% del PIB”, amplió la doctora Rojas en referencia al flujo económico de la región. En América Latina y el Caribe, aunque algunos Gobiernos han intentado relajar las medidas de contención del virus por consideraciones mercantiles, han tenido que retomarlas ante la evidencia estadística del crecimiento exponencial de las infecciones. Según la exmandataria de Costa Rica, este territorio será el más golpeado del mundo, de manera que los países y organismos internacionales deben trabajar para reducir el impacto. Asimismo, señaló: “además de que el 50% en promedio de la población laboral de nuestra región trabaja en los mercados informales, la situación sin lugar a duda es devastadora y se estima que de no hacer lo que deberíamos hacer […] podríamos involucionar […] décadas en cuanto a los progresos alcanzados”. De acuerdo con la doctora Troncoso Arriaga, la Ciudad de México ha sido reconocida en muchas instancias como un espacio generador de políticas públicas innovadoras en materia de inclusión y desarrollo social. “A nivel nacional en México tenemos una normatividad muy clara y contundente en la protección de las libertades y los derechos de la población migrante. Esta normatividad a nivel nacional se aterriza a nivel local y a nivel estatal en la Ciudad de México, con la cual avanzamos hacia la protección de los derechos de la población migrante con la ley de interculturalidad, atención a migrantes y movilidad humana […], que sin duda es un tema fundamental para poder generar estos vínculos y accesos a los derechos de las personas migrantes en las oficinas”.  La doctora Muñoz-Pogossian apuntó que “Esta crisis está afectando no solamente los derechos de estas personas, sino también las posibilidades a mediano y largo plazo de una plena inclusión en las sociedades que las están acogiendo”. En ese sentido, la OEA produjo una guía práctica con propuestas ante el COVID-19 para mapear afectaciones particulares de las poblaciones en situaciones de vulnerabilidad en general, entre ellas, las personas migrantes, refugiadas y desplazadas, además de respuestas inclusivas y con enfoque de derechos que permitan dar recomendaciones de políticas públicas. El INM RD, a través de las investigaciones realizadas recientemente, ha identificado que la población inmigrante en República Dominicana contribuye a las actividades económicas de mayor crecimiento en las últimas décadas y tiene los conocimientos para ayudar a responder adecuadamente a la crisis de salud que la COVID-19 ha creado. “De esta manera, se constata que en nuestro país pueden ser [los inmigrantes] un factor importante de apoyo especialmente en las cadenas de valor del turismo receptivo y la atención sanitaria. Si se le brindase apoyo y acceso al mercado laboral, estas personas no serían necesariamente dependientes de la ayuda del Estado dominicano ni tendrían como única opción integrarse al mercado laboral informal, con las vulnerabilidades que ello implica”, concluyó la Dra. Rojas. Por Jessica Mordechay Relaciones Públicas y Medios Sociales

INM RD y OIM firman acuerdo de colaboración para el desarrollo de sus plataformas y programas educativos b-learning

Miércoles, 12 Agosto 2020
Santo Domingo, D. N. Jueves, 6 de agosto de 2020.- En el marco de sus mandatos, el Instituto Nacional de Migración (INM RD) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) firmaron un acuerdo de colaboración con el propósito de fortalecer el diseño y ejecución de programas de formación integral en el tema migratorio, de manera que respondan a los estándares internacionales de los modelos de docencia presencial, semipresencial y online. La concertación, encabezada por la Dra. Florinda Rojas, directora ejecutiva del INM RD, y Josué Gastelbondo, jefe de Misión de la OIM en República Dominicana, da continuidad al Memorando de Entendimiento suscrito por ambos organismos en 2016, el cual tiene como objetivo aunar esfuerzos técnicos, administrativos y financieros para establecer acciones de cooperación en materia migratoria. “Este documento ratifica el compromiso del INM RD de desarrollar capacidades y conocimientos sobre la temática migratoria y el uso continuo de las tecnologías de la comunicación y la información en los procesos de enseñanza-aprendizaje a través de nuestra unidad docente, la Escuela Nacional de Migración (ENM), con la asesoría técnica de la OIM”, señaló la Dra. Rojas. En ese sentido, Gastelbondo resaltó el papel de las plataformas digitales como una oportunidad para acceder a contenidos académicos desde cualquier lugar, “lo cual permite darle un uso más amplio y responder mejor a las necesidades educativas”. Además, dijo que “la formación virtual se ha vuelto una exigencia y brindar estos ciberespacios en República Dominicana será una experiencia interesante para ambas partes”. La Escuela Nacional de Migración contará con el apoyo y las herramientas del E-Campus, plataforma de aprendizaje gratuito en línea de la OIM, que brinda la oportunidad de actualizar los conocimientos en torno a la movilidad humana. Asimismo, la ENM pone a disposición su Aula Virtual para la gestión de contenidos técnicos y pedagógicos relacionados con la migración. De forma recíproca, intercambiarán experiencias y promocionarán periódicamente la oferta académica disponible. Las acciones formativas tendrán la combinación de enseñanza virtual y presencial (b-learning).   Por Jessica Mordechay Relaciones Públicas y Medios Sociales

Concluye diplomado "Derecho de asilo y el Estatuto de Personas Refugiadas”

Martes, 21 Julio 2020
El proceso educativo se apoyó en herramientas virtuales de primera línea que permitieron establecer contacto con expertos a nivel regional por medio de videoconferencias   Santo Domingo, D. N. Martes, 21 de julio de 2020.- Tras cuatro meses de aprendizaje continuo, concluyó la primera edición del diplomado "Derecho de asilo y el Estatuto de Personas Refugiadas", impartido por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana (INM RD) a través de su unidad docente, la Escuela Nacional de Migración (ENM). El proceso educativo, que formó a un total de 34 actores de diversos organismos gubernamentales y sociedad civil, se apoyó en herramientas virtuales de primera línea que permitieron establecer contacto con expertos a nivel regional, quienes expusieron sus conocimientos sobre la determinación de la condición de refugiado y la promoción de medios de vida para las personas migrantes. “Este diplomado, primero de su tipo, ha sido una experiencia de 80 horas distribuidas en cuatro meses, con la participación de docentes de alto nivel relacionados directamente con este tema”, afirmó Gina Gallardo, encargada de la ENM. Asimismo, agregó que “ha sido un paso importante en la construcción de espacios de entendimiento y acción entre los órganos del Estado, la sociedad civil y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en aras de elevar los estándares de defensa de aquellas personas con necesidad de protección internacional”. La formación contó con una amplia participación de instituciones, como la Oficina Nacional para los Refugiados (ONR), la Dirección General de Migración (DGM), el Ministerio de Educación (MINERD), el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), el Ministerio de la Mujer (MMujer), el Instituto Dominicano de Desarrollo Integral (IDDI), entre otros. “Bajo un escenario como el actual, donde la pandemia ocasionada por la COVID-19 presiona de diferentes formas a los más vulnerables, la formación recibida en este diplomado cobra aún más importancia al proporcionar a los participantes las herramientas para aplicar dichos conocimientos y superar esta coyuntura sin dejar a nadie atrás”, comentó la Dra. Florinda Rojas, directora ejecutiva del INM RD. El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) considera que las actividades de formación y promoción del Derecho Internacional de los Refugiados (DIR) constituyen instrumentos que fortalecen las capacidades locales de acogida y protección de los refugiados y mejoran el entendimiento de la problemática del desplazamiento forzado tanto en los países de asilo como en los de origen. “El ACNUR renueva su compromiso, junto a todo el Sistema de Naciones Unidas, para trabajar con los órganos de gobierno, la sociedad civil, la academia y el sector privado en el fortalecimiento de las capacidades que contribuyan a afrontar los retos de atención de población de interés en necesidad de protección internacional”, cerró Gabriel Gualano de Godoy, jefe de Misión del ACNUR en República Dominicana. Por Jessica Mordechay Relaciones Públicas y Medios Sociales

Nota técnica sobre los efectos del COVID-19 en la población venezolana en la República Dominicana y su acceso a medios de vida.

Miércoles, 15 Julio 2020
La crisis sanitaria COVID-19 en República Dominicana Después de haber terminado el estudio “Promoción de medios de vida para población venezolana en República Dominicana”, realizado por el Instituto Nacional de Migración (INM RD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR),  e incluso haber realizado un taller de validación con actores clave del sector público y privado, del otro lado del mundo se desencadenó la mayor crisis sanitaria del siglo XXI y la pandemia con expansión más rápida de la historia. El 22 de febrero, procedente de Italia, ingresó al país la primera persona portadora del virus SARS- CoV-2. El primero de marzo el Gobierno Dominicano declara que se tiene el primer enfermo de COVID-19 y después de 18 días se anuncia el cierre de fronteras a partir del 19 de marzo de 2020. A finales del mes de mayo, cuando esta nota es publicada, existen más de de 15,000 casos confirmados y las cifras aumentan diariamente. La crisis sanitaria del COVID-19 representa la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial en lo que respecta al rápido aumento de la destrucción de empleo en el mundo. No obstante, no todos los sectores son afectados del mismo modo. De hecho, de acuerdo con estimaciones realizadas por el Observatorio de la OIT, los sectores pueden ser clasificados según la repercusión actual de la crisis sobre la producción económica. Dado el entorno actual, la vulnerabilidad de los migrantes venezolanos en República Dominicana aumenta notoriamente. El 80% de la población encuestada tiene su actividad económica en los sectores con riesgo medio a riesgo alto de perder su fuente de ingresos, si no es que ya lo han perdido. Los sectores de comercio, construcción y turismo, que previo a la crisis representaban un 48% de los empleos formales y un 49% de los in- formales en la población encuestada durante este estudio, han sido los más afectados en sus operaciones, mostrando una drástica disminución de personal aún incuantificable. La nota técnica completa puede ser leída en el siguiente enlace: https://bit.ly/3i8K6Qs y el estudio “Promoción de medios de vida para población venezolana en República Dominicana”, se encuentra disponible en: https://bit.ly/2zJRr8l     Por la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Remesas familiares en tiempos de COVID-19

Martes, 16 Junio 2020
  Históricamente República Dominicana ha sido país receptor de remesas familiares por parte de su diáspora, en especial de dominicanos/as que viven en Estados Unidos y España, los cuales, en conjunto, emiten el 86.5% de estas. La recepción de remesas ha contribuido al aumento del ingreso de los hogares al tener impacto directo en la reducción de su pobreza monetaria (Panorama Social de América Latina 2019, CEPAL). En promedio, durante el periodo 2010-2019, las remesas familiares aumentaron alrededor de un 7%. En 2017 se produjo el mayor repunte con un incremento de 12.5% (ver gráfico 1).   El incremento de las remesas familiares deja en evidencia que gran parte de los emigrados dominicanos pertenecen a la población económicamente activa (PEA), y con su trabajo contribuyen con alrededor del 8.38% del PIB. Este esfuerzo por parte de la diáspora dominicana, además de ser un ingreso para los hogares receptores, muestra debilidad en la economía nacional, pues es una variable exógena a la política económica interna. El envío de remesas está supeditado a las condiciones sociales y económicas de los países donde son emitidas. Esta vulnerabilidad ha quedado plasmada en su reducción ante la pandemia por Covid-19. En mayo de este año se redujo en un 21.8% (-145.4 millones de dólares) respecto al mismo mes en el año anterior (ver cuadro 1).   Esta notable disminución de las remesas familiares incide tanto sobre las personas que las emiten como las que las reciben, pues, en gran medida, se debe a la pérdida o suspensión del empleo del remitente. Según las estimaciones de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), a causa de la crisis sanitaria, el desempleo podría alcanzar a alrededor de 25 millones de personas en el mundo. Otras causas de la disminución de las remesas son las restricciones a la movilidad que se han adoptado en los diferentes países, como el cierre de lugares públicos y fronteras. Los hogares receptores de remesas, que se estima son alrededor de 1.9[1] millones, ven su ingreso disminuido a raíz de esta situación, la cual afecta los compromisos adquiridos y disminuye su capacidad para paliar las consecuencias y efectos económicos generados por la pandemia. De ahí que las actuales condiciones requieran acciones coordinadas por parte de los Estados.    Bibliografía Banco Central de la República Dominicana, Sector externo, remesas anuales, 2020. Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (CEPAL). Informe “Panorama social para América Latina y el Caribe 2019”. Organización Internacional para las Migraciones (OIM). El COVID-19 y el mundo del trabajo: Repercusiones y respuestas. Observatorio de la OIT, 1.a edición. 18 de marzo de 2020.  [1]Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en República Dominicana. Diáspora dominicana inclusión productiva e inversión en el desarrollo de la República Dominicana: Potencial de capital humano, ahorro y crédito de la diáspora desde Estados Unidos y España. Factibilidad del Fondo Internacional de Garantías para Dominicanos en el Exterior FIG-DOMEX. Financiado por el Fondo de la OIM para el Desarrollo, 2018.   Reyna Bartolomé Analista del Departamento de Investigación y Estudios Migratorios

Formación en materia migratoria en tiempos de COVID-19

Martes, 16 Junio 2020
La Escuela Nacional de Migración (ENM), departamento de formación del Instituto Nacional de Migración (INM RD), tiene la misión, en consonancia con el mandato legal, de capacitar en materia migratoria a los funcionarios y agentes encargados de velar por el control y la gestión de la migración hacia, desde y dentro del territorio nacional, así como a funcionarios de otras instituciones y organizaciones de la sociedad civil vinculados con el tema. En el escenario global que vivimos actualmente a consecuencia de la crisis sanitaria que ha generado el COVID-19, todos los aspectos de nuestra vida y labores se han visto trastocados. La parálisis del mundo y el cambio de reglas de convivencia social han impuesto su huella en la dinámica existencia de las sociedades y los individuos, en una u otra medida. Las personas en movimiento han recibido el impacto de la nueva realidad. Aún no sabemos con exactitud hasta qué punto. A los problemas que ha impuesto esta pandemia, se suman los que genera la migración per se. Algunos/as han regresado a sus lugares de origen ante la inestabilidad e inseguridad en los países de destino. Esto lo hemos evidenciado en inmigrantes en República Dominicana, en particular, nacionales de Haití, que han retornado ante la pérdida de empleo y la paralización de los sectores laborales en que se ubicaban. Dominicanos/as en el exterior han iniciado retornos humanitarios y voluntarios por la precarización de sus condiciones de vida en el exterior ante la falta de generación de ingresos. Estamos ante un escenario en el que confluyen muchos elementos políticos, económicos y sociales que tienen impacto directo en la migración. En tal sentido, la Escuela Nacional de Migración, como unidad de servicio, debe dar respuesta a las necesidades de formación en materia migratoria que tienen los/as destinatarios/as de nuestra oferta formativa. Superar la parálisis inicial y desarrollar capacidades de respuesta ante esta realidad supone evolucionar hacia nuevas formas, métodos y plataformas de aprendizaje. Para ello, la ENM ha efectuado un diagnóstico de demanda de necesidades de formación de los actores de la gobernanza migratoria ante el contexto actual. De esta forma, nos hemos visto compelidos a apelar, en mayor medida, al uso de la tecnología para adecuar los métodos y medios de formación. El requerimiento tecnológico no nos ha tomado por sorpresa. Desde su creación, la ENM ha apostado por el desarrollo de las capacidades tecnológicas para la formación en línea, y cuenta con plataforma y aula virtuales en funcionamiento, a través de las cuales ha venido implementado acciones formativas desde hace cerca de cuatro años. Desde el mes de abril, esta capacidad instalada nos ha permitido convertirnos en entidad anfitriona y contribuir con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y un grupo de organismos internacionales en la realización de acciones formativas en línea que han llevado contenido y formación especializada sobre el COVID-19 a cientos de personas recluidas en sus hogares debido a la pandemia. También ha servido para la difusión de los protocolos de prevención y funcionamiento de Salud Pública y otros sectores esenciales en el enfrentamiento a la enfermedad.   Además, se ha trabajado en la adecuación a la virtualidad de los diferentes programas curriculares, algunos en la modalidad E-learning, con acompañamiento tutorial continuo y otros en la de formación a distancia con desarrollo en línea de las sesiones formativas por parte de los/as facilitadores/as. En todas las acciones formativas efectuadas se ha garantizado la calidad metodológica y no ha sido necesaria la presencialidad. En junio iniciará el “Diplomado virtual en asistencia a víctimas de trata de personas” en colaboración con el Ministerio de la Mujer. Está destinado a los especialistas que laboran en las Oficinas Provinciales de la Mujer en la atención de situaciones vinculadas a casos de trata. También participarán funcionarios de la Procuraduría Especializada contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes y miembros de la sociedad civil interesados en el tema. Este diplomado tendrá una duración de 120 horas y se desarrollará en 4 meses. Asimismo, se llevarán a cabo otros cursos mediante la plataforma virtual, como es el caso del “Diplomado en refugio y asilo”, en colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y el “Diplomado en protección de niñas, niños y adolescentes en movilidad”, con el apoyo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). En estas nuevas condiciones, la preparación de los recursos humanos es esencial. El equipo técnico de la ENM ha fortalecido sus capacidades de teletrabajo y cuenta con la experiencia en plataformas de comunicación online, como se explicó anteriormente. La pandemia del COVID-19 ha exacerbado las vulnerabilidades de las personas migrantes y plantea retos enormes para la convivencia en este escenario de crisis. El INM RD juega un rol muy importante tanto en el desarrollo de investigaciones y estudios que tributan a propuestas de políticas migratorias como en la formación de los actores que participan de su gestión en nuestro país.   Gina Gallardo Rivas Pedagoga Social Encargada de la Escuela Nacional de Migración  

Estudio propone mecanismos para reducir la informalidad laboral de inmigrantes venezolanos en la República Dominicana

Viernes, 29 Mayo 2020
El estudio “Promoción de medios de vida para población venezolana en República Dominicana” fue realizado por el Instituto Nacional de Migración (INM RD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).   Santo Domingo, D. N. Miércoles, 27 de mayo de 2020.- En un encuentro virtual fue presentado el estudio “Promoción de medios de vida para población venezolana en República Dominicana”, realizado por el Instituto Nacional de Migración (INM RD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Tras un análisis pormenorizado de los perfiles laborales y las competencias de los inmigrantes venezolanos en el país, el estudio contempla medidas de protección y regularización tendientes a evitar la informalidad laboral y facilitar su inserción en los sectores de sanidad, educación y turismo receptivo, sin crear competencia con los trabajadores nacionales.  Durante el evento, la Dra. Florinda Rojas, directora ejecutiva del INM RD, manifestó que “es una oportunidad para aprovechar los conocimientos de la población inmigrante de origen venezolano, conocida por sus capacidades y amplia formación académica, lo que tendría efectos positivos para el desarrollo del país”. La publicación presenta, además, una serie de recomendaciones* acerca del ajuste del estatus migratorio, la promoción de mecanismos de información sobre las posibilidades laborales, el financiamiento de trámites laborales, el mejoramiento de los procesos de validación de programas académicos, la flexibilización de los procesos migratorios, entre otros aspectos. La puesta en circulación del estudio fue seguida de una presentación de la OIT y el debate sobre el impacto de la COVID-19 en el mercado laboral, así como el apoyo que podría brindar la población venezolana en este contexto.    Carmen Moreno, directora de la Oficina de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana, destacó que las competencias laborales de buena parte de la población venezolana que vive en República Dominicana son complementarias con las de la población nacional; por lo tanto, esta puede contribuir de manera determinante al crecimiento económico del país y la recuperación de la pandemia, a través del trabajo decente y el empleo digno.  En ese sentido, la Dra. Rojas agregó que “este documento expone propuestas para la formulación de políticas públicas y/o programas que permitirían identificar a inmigrantes venezolanos calificados e incorporarlos en áreas o actividades en las cuales pudieran aportar sus habilidades y conocimientos para ayudarnos a responder adecuadamente a la crisis de salud que la COVID-19 ha creado”. El ACNUR destacó la contribución de distintas agencias de Naciones Unidas, el INM RD y el Ministerio del Trabajo para lograr un estudio sólido, en línea con el mandato de este organismo internacional y la Agenda 2030 de Naciones Unidas. En este caso, un producto relacionado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 8, que apunta al trabajo decente y el crecimiento económico. En el acto de presentación participaron las instituciones nacionales que forman parte de la Mesa Migratoria Laboral, representantes de los sectores empleador y sindical, agencias de las Naciones Unidas, academia y sociedad civil.  *Principales recomendaciones del estudio Modificar el proceso de obtención de la visa de trabajo, permitiendo el cambio de estatus migratorio sin salir del país. Crear portales informativos que describan a) el proceso de regularización migratoria, b) la revalidación académica y c) los aspectos básicos de las leyes laborales dominicanas. Crear una base de datos de programas académicos en universidades venezolanas, de tal modo que se elimine la necesidad de legalización y apostilla de notas. Revisar y mejorar los procesos de revalidación académica. Crear un programa especial que permita a los empleadores contratar trabajadores venezolanos por un período de tres meses sin necesidad de un visado de trabajo. Finalizado este tiempo, el empleador tendría la certeza de que el desempeño del trabajador justifica la inversión y permitiría su capitalización para financiar y conseguir los documentos requeridos en Venezuela. Crear un mecanismo de financiamiento para trámites migratorios donde los potenciales empleadores puedan financiar mensualmente los gastos de sus trabajadores. En caso de ser un fondo privado, el capital puede venir de iniciativas de responsabilidad social y estar acompañado de un esquema de reconocimiento público que facilite el cause marketing. Flexibilizar y hacer más eficientes los procesos migratorios mediante la creación de un programa dirigido a los grandes empleadores; disminuir la penalidad por estadía prolongada y los costos de los trámites migratorios, y permitir el acceso a una póliza de seguro de repatriación grupal que reduzca su costo. El estudio se encuentra disponible en el siguiente enlace:  https://bit.ly/promociónmediosdevidapersonasvenezolanas   Por Jessica Mordechay Relaciones Públicas y Medios Sociales

“No importa si eres blanco, si tienes o no dinero, si eres tú migrante, o si eres negra o negro […] quédate en casa […]”

Martes, 19 Mayo 2020
  Santo Domingo, D. N. – Martes, 19 de mayo de 2020.- Con el ritmo y talento que caracteriza a la cantante y compositora dominicana Xiomara Fortuna, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Instituto Nacional de Migración (INM RD) invitan a la población a respetar las medidas establecidas por el Gobierno dominicano para evitar la propagación del nuevo coronavirus (COVID-19). Después del lanzamiento de la melodía y el videoclip el pasado 13 de mayo, la ACNUR reconoció que la composición recoge el mensaje que se quiere transmitir en estos días tan complejos. “Una canción positiva que incita al cuidado personal y familiar, además de las recomendaciones de confinamiento propuestas por las autoridades dominicanas. También es una invitación a esperar tiempos mejores con la certeza de que saldremos fortalecidos de esta adversidad”, expresaron representantes de la ACNUR en el país. Con esa mirada pragmática, el organismo internacional añade que “[…] si nos cuidamos y cumplimos con las medidas de higiene y distanciamiento físico, venceremos la pandemia que está atravesando el mundo. Asimismo, es un buen momento para solidarizarnos con grupos vulnerables, como la población refugiada y migrante”. “Con optimismo, espero que la crisis global que ha generado esta pandemia sirva para darnos cuenta de que, en los países donde habitamos, debemos apoyarnos mutuamente sin distinción de raza, credo u origen”, apuntó la Dra. Florinda Rojas, directora ejecutiva del INM RD. La canción titulada “Sácale lo’ pie”, autoría de la cantante y compositora dominicana Xiomara Fortuna, producida por la ACNUR y el INM RD, contó también con el auspicio de otros organismos internacionales radicados en el país, como la Unión Europea (UE), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y las Naciones Unidas (ONU). Con esta producción, que además tiene una versión en creole, la cantante folclórica extiende un mensaje alegre e inclusivo, demostrando que el arte es una poderosa herramienta para sensibilizar y no dejar a nadie atrás. “La versión en creole se grabó con la finalidad de sensibilizar a la población inmigrante en la República Dominicana, que en su mayoría está compuesta por nacionales haitianos que hablan esa lengua”, concluyó la Dra. Rojas. Mira el video en YouTube   Por Jessica Mordechay Relaciones Públicas y Medios Sociales

Novedades bibliográficas Centro de Documentación, mayo 2020

Jueves, 07 Mayo 2020
Publicaciones en línea.    Agudelo, Mauricio, Eduardo Chomali y Jesús Suniaga Las oportunidades de la digitalización en América Latina frente al Covid-19. Chile: CEPAL, 2020. 33 p. Enlace: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45360/1/OportDigitalizaCovid-19_es.pdf La presente publicación reconoce el papel que está desempeñando la digitalización para mitigar los efectos negativos causados por la pandemia del Covid-19. Es relevante que se analice la oportunidad de la digitalización en América Latina, lo cual permitirá plantear acciones de políticas públicas para su máximo provecho. Contiene, entre otros, los siguientes capítulos: “Estado de la digitalización en América Latina frente a la pandemia” “Covid-19, conectividad digital para el distanciamiento social” “Acciones de política pública y regulatoria” y “Estructuras de la sociedad”. Bassets, Marc (28 de marzo de 2020) “La crisis del coronavirus: El mundo en hibernación busca salidas”, en El País. Este artículo trata sobre la sacudida triple por el COVID-19: Sanitaria, económica y política, la cual une a la humanidad bajo la misma amenaza.   Enlace: https://elpais.com/internacional/2020-03-28/el-mundo-en-hibernacion-busca-salidas.html#?sma=newsletter_global20200330m   Comisión Económica para América Latina y el Caribe América Latina y el Caribe ante la pandemia del COVID-19: efectos económicos y sociales. Naciones Unidas (2020). 15 p. Este informe es una serie especial de la CEPAL relacionada con la evolución y los efectos de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Contiene, entre otros, los siguientes temas: “Efectos a nivel mundial“, “Efectos en América Latina y el Caribe“ e “Impactos económicos“. Enlace: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45337/S2000264_es.pdf?sequence=4&isAllowed=y   Huenchaun, S. (2020) COVID-19: Recomendaciones generales para la atención a personas mayores desde una perspectiva de derechos humanos.  Ciudad de México, CEPAL. 25 p. Enlace: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45316/4/S2000271_es.pdf La presente publicación brinda recomendaciones para la atención de grupos mayores, los cuales tienen más probabilidad de presentar complicaciones al momento de contraer el COVID-19. Estas medidas pueden ser aplicadas en la casa, la comunidad y los lugares de cuidado a corto y largo plazo desde una perspectiva de derechos humanos. Contiene, entre otros, los siguientes temas: “Antecedentes generales el coronavirus y su impacto en las personas mayores”, “Es el momento de fortalecer la protección de los derechos humanos de las personas mayores” y “¿Qué es el coronavirus?“.   CENTRO DE DOCUMENTACIÓN E INFORMACIÓN (CDI) Consultas al 809 412-0666   829 893-4200 - ext. 313 Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. document.getElementById('cloak45f2b96c6585f66f4c139634d2783412').innerHTML = ''; var prefix = 'ma' + 'il' + 'to'; var path = 'hr' + 'ef' + '='; var addy45f2b96c6585f66f4c139634d2783412 = 'centrodedocumentacion' + '@'; addy45f2b96c6585f66f4c139634d2783412 = addy45f2b96c6585f66f4c139634d2783412 + 'inm' + '.' + 'gob' + '.' + 'do'; var addy_text45f2b96c6585f66f4c139634d2783412 = 'centrodedocumentacion' + '@' + 'inm' + '.' + 'gob' + '.' + 'do';document.getElementById('cloak45f2b96c6585f66f4c139634d2783412').innerHTML += ''+addy_text45f2b96c6585f66f4c139634d2783412+'';

Mesa metodológica virtual. Estimación de la demanda de trabajadores extranjeros en los sectores construcción y agropecuario en República Dominicana

Jueves, 07 Mayo 2020
El Instituto Nacional de Migración (INM RD), junto con el Ministerio de Trabajo (MIT), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como parte de su contribución a la gestión migratoria laboral en República Dominicana, presentó dos informes de estimación de la demanda de trabajadores extranjeros en mesa metodológica efectuada este pasado 28 de abril. Las mesas metodológicas constituyen una de las etapas del proceso de investigación en la cual los hallazgos de los estudios se validan en sesiones con expertos. En esta ocasión, fue realizada vía Zoom y contó con la participación de técnicos, académicos e investigadores relacionados con el tema. Los estudios presentados sobre la estimación de la demanda de trabajadores extranjeros en dos de los principales sectores económicos del país, construcción y agropecuario, fueron elaborados por los investigadores Antonio Ciriaco y Carlos Gratereaux, vicedecano de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y analista del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), respectivamente. Ambos informes se derivan de la necesidad de dirigir la oferta y la demanda de esta fuerza de trabajo hacia los requerimientos del mercado laboral para el desarrollo nacional. En ese sentido, buscan conocer a profundidad el mercado laboral dominicano tomando en cuenta el sector económico en el que se desarrolla, las variables y los factores distintivos que lo determinan. Los estudios presentados utilizaron datos de diversas fuentes: Sistema de Cuentas Nacionales del Banco Central, Encuesta Nacional de Inmigrantes (2012 y 2017), Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo (ENFT) y Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo Continua (ENCFT). Para realizar la estimación de la demanda, se aplicaron modelos econométricos, los cuales combinan técnicas matemáticas y estadísticas: datos de panel con efectos fijos, efectos aleatorios y mínimo cuadrado en dos etapas. Los coeficientes resultaron similares con los tres métodos. También se determinaron las elasticidades empleo-producto, sobre la base de que existe una relación positiva entre el crecimiento del producto y el crecimiento del empleo en la economía. Los resultados indican que la elasticidad empleo-producto de la economía es de 0.45. Por tanto, ante un aumento de un 1.0% en el Producto Interno Bruto (PIB), la demanda en la economía dominicana aumentaría en alrededor de 0.45%, es decir, que cerca de la mitad del crecimiento del PIB se traduce en crecimiento del empleo. Haciendo uso de estos resultados, junto con los pronósticos del marco macroeconómico de 2019, que establecía que el PIB crecería en niveles cercanos a su nivel potencial, se calculaba que la demanda de trabajadores aumentaría, incluyendo la de trabajadores extranjeros. De manera particular, la demanda de mano de obra nacida en Haití en el sector construcción se esperaba que fuera en 2019 de 101,765 ocupados y en 2020 de 104,055. En el caso del sector agropecuario, estaría en 2019 en 109,142 y en 2020 en 112, 505. No obstante, en 2020, con el nuevo contexto económico generado por el Covid-19, se muestra otro panorama. De tal forma, los investigadores asumieron los escenarios de crecimiento más optimistas a la fecha, donde la CEPAL y el Banco Mundial concuerdan con un crecimiento del 0.0%. En el sector construcción, se estima que el empleo de trabajadores extranjeros caerá en 23%. Por otra parte, se espera un crecimiento del producto del sector agropecuario de 6.6%, por ser prioritario en estos momentos, lo cual indica que el impacto a nivel del crecimiento del empleo será positivo. La Dra. Florinda Rojas, durante una de sus intervenciones en la mesa metodológica, expresó que estos hallazgos son muy significativos, sobre todo en el contexto actual, por lo que señala la necesidad de seguir profundizando en el conocimiento de estos sectores económicos y su impacto en la población extranjera. Por otro lado, se espera realizar próximamente otra sesión de trabajo con la participación de empresarios y trabajadores de estas ramas de la economía nacional.   Por Rocío Acosta Analista de Estadísticas Migratorias Departamento de Investigación y Estudios Migratorios (INM RD)    

Avances y desafíos de la Escuela Nacional de Migración ante el COVID-19

Jueves, 07 Mayo 2020
El Instituto Nacional de Migración (INM RD), a través de la Escuela Nacional de Migración (ENM), ha organizado varias jornadas de capacitación mediante la modalidad virtual para dar respuesta a las necesidades de aprendizaje de los/as ciudadanos/as, así como de los actores involucrados en hacer frente al Covid-19, con énfasis en la situación que enfrentan los migrantes ante esta pandemia tanto a nivel global como en República Dominicana. Los programas didácticos de corta duración que se han llevado a cabo cuentan con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La Escuela Nacional de Migración dispone de un aula virtual que brinda soporte a la formación continua y utiliza plataformas como Zoom en su versión para entidades docentes, lo cual ha permitido aprovechar estas capacidades durante la reclusión provocada por la crisis sanitaria. En estas formaciones han sido abordados múltiples temas, tales como las orientaciones básicas para el hogar y la comunidad; el uso de mascarillas, cuándo y cómo utilizarlas; las respuestas del Ministerio de Salud Pública de República Dominicana a preguntas frecuentes de la población; informaciones importantes para el personal de limpieza de los establecimientos de salud; cómo prevenir el COVID-19 y otros virus respiratorios; directrices para la desinfección de espacios públicos; protocolo para el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad; directrices para la preparación, prevención y control de la pandemia en los centros penitenciarios y otros lugares de detención; precauciones de aislamiento en los casos positivos de COVID-19 y otros agentes infecciosos, y recomendaciones de pediatras y personal de salud que atienden niños y niñas. La ENM no solo ha desarrollado esta importante iniciativa ante el desafío del distanciamiento social y físico. También se encuentra trabajando en la virtualización de las formaciones programadas para el año 2020. En particular, se ha dado prioridad a los diplomados proyectados en este periodo, que serán impartidos en modalidad virtual: “Trata de personas y asistencia a víctimas”; “Género, migración y políticas públicas”; “Niños, niñas y adolescentes en situación de movilidad y vulnerabilidad”, y “Asilo y refugio”. Se contará con la intervención de facilitadores/as desde sus lugares de residencia y/o trabajo habitual y la recepción de las clases por los/as usuarios/as desde sus hogares y/o puntos de trabajo, en el caso del funcionariado público. La adaptación a esta nueva realidad supone un esfuerzo en conjunto con las entidades destinatarias para reducir la brecha digital. Con este fin, la ENM ha fortalecido el diseño del módulo introductorio a la formación en la virtualidad para ser impartido de manera previa a las formaciones conceptuales. Estos procesos han sido sustentados con el diagnóstico de las necesidades que en este momento viven los actores de la gestión migratoria, las entidades públicas vinculadas al tema, las organizaciones de la sociedad civil y las personas migrantes impactadas por la crisis sanitaria. Ante este nuevo escenario, la ENM afronta el desafío de llevar a cabo todas las acciones formativas dispuestas en su Plan Operativo Anual 2020, convirtiendo las debilidades y retos actuales en fortalezas que permitan el cumplimiento de la misión institucional del INM RD.    

Día Mundial de la Creatividad y la Innovación

Martes, 21 Abril 2020
El 21 de abril ha sido designado por Naciones Unidas como el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación mediante la Resolución 71/L61 adoptada por la Asamblea General en fecha 13 de abril de 2017. Entre los argumentos considerados para asumir la declaratoria de esta efeméride destacan los siguientes:  El desarrollo sostenible es un concepto holístico que exige que se fortalezcan los vínculos interdisciplinarios entre las distintas ramas del conocimiento, lo cual implica actuar a escala mundial para promover los entornos, los procesos y los productos creativos, así como la cooperación entre las naciones en todas las ramas de la actividad intelectual, especialmente los ámbitos económico, social, cultural, educativo y sanitario. La creatividad humana y la innovación tanto a nivel individual como colectivo han pasado a ser la verdadera riqueza de las naciones en el siglo XXI. Por tanto, las industrias creativas deberían ser parte de las estrategias de crecimiento económico. En este sentido, es clave centrar la atención en la importancia de las micro, pequeñas y medianas empresas en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. De acuerdo con la perspectiva estructural de Naciones Unidas, República Dominicana avala la promoción de la creatividad y la innovación en su Estrategia Nacional de Desarrollo,[1]  cuyo Tercer Eje Estratégico postula: Desarrollar una economía territorial y sectorialmente integrada, innovadora, diversificada, plural, orientada a la calidad y ambientalmente sostenible, que crea y desconcentra la riqueza, genera crecimiento alto y sostenido con equidad y empleo digno, y que aprovecha y potencia las oportunidades del mercado local y se inserta de forma competitiva en la economía global. De este se derivan los siguientes objetivos generales: Economía articulada, innovadora y ambientalmente sostenible, con una estructura productiva que genera crecimiento alto y sostenido, con trabajo digno, que se inserta de forma competitiva en la economía global. Energía confiable, eficiente y ambientalmente sostenible. Competitividad e innovación en un ambiente favorable a la cooperación y la responsabilidad social. Empleos suficientes y dignos. Estructura productiva sectorial y territorialmente articulada, integrada competitivamente a la economía global y que aprovecha las oportunidades del mercado local. Como se puede apreciar, el Tercer Eje Estratégico de la END 2030 y los objetivos generales que de él se derivan guardan una absoluta coherencia en relación con las consideraciones tomadas en cuenta por Naciones Unidas para la proclamación del Día Mundial de la Creatividad y la Innovación. Este marco estratégico de acción también está vinculado directamente al Objetivo de Desarrollo Sostenible número 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), así como al número 9 (Industria, innovación e infraestructura). Igualmente, esta alineación se corresponde de manera transversal con el resto de los ODS. Partiendo del referido marco estratégico, es importante tener presente que, de hecho, la innovación y la creatividad han sido el motor del progreso civilizatorio desde que la humanidad aprendió a manipular el fuego; desarrolló la agricultura; inventó la rueda, la escritura y las matemáticas; aplicó los conocimientos de la astronomía en el desarrollo de la navegación marítima, y dio paso a la primera,[2] la segunda[3] y la tercera revolución industrial. En todos los hitos históricos enunciados, ha habido una contribución significativa de los migrantes, ya que muchos de los inventos tecnológicos que espontáneamente se asocian con algún país, en realidad fueron creación de extranjeros o descendientes de estos. El programa Word de Office fue diseñado por Charles Simonyi, inmigrante húngaro radicado en EE. UU. Dos de los fundadores de YouTube, Jawed Karim y Steve Chen (de nacionalidad alemana y taiwanesa, respectivamente) también son inmigrantes establecidos en este país, al igual que los grandes científicos Antonio Meucci,[4] Nikola Tesla[5] y Albert Einstein,[6] por solo citar algunos ejemplos. El incentivo y la promoción de la innovación y la creatividad, a través de las correspondientes políticas públicas y el capital financiero, han sido los factores más determinantes para el desarrollo de los países. La introducción de avances tecnológicos desata procesos de crecimiento económico que impactan en el bienestar de la población, la transformación de los perfiles sociodemográficos vinculados a la migración interna e internacional, así como en el potencial de reinversión en investigación y desarrollo. El posicionamiento industrial y tecnológico de Estados Unidos y Europa Occidental (que concentran la mayor cantidad de emigrantes dominicanos) se ha debido en gran medida a la capacidad de financiar investigaciones para el avance científico, así como a la política de apertura a la inmigración cualificada, lo que ha sido decisivo en la atracción de capital humano, sin dejar de lado la contribución masiva de los migrantes comprendidos en otras categorías, para la creación de riqueza material e intangible a través de la cultura. Bajo la tremenda presión de la pandemia del COVID-19, se ha desatado una carrera global contra el tiempo por encontrar una vacuna, así como un tratamiento eficaz y de bajo costo. Esta coyuntura, sin duda, representa un gran reto que desafía la capacidad creativa y de innovación y reinvención de la humanidad. En el contexto de la actual crisis sanitaria, el riesgo de contagio y sus potenciales implicaciones para la salud de las personas, imponen condiciones de distanciamiento social que impactan en el desempeño de las economías de los países y presentan fuertes desafíos a la capacidad de respuesta de los sistemas de salud e innovación en la aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para la normalización del trabajo y la educación a distancia, como estrategias que buscan mitigar los impactos negativos asociados a esta enfermedad. La compleja e inédita situación por la que atraviesa la humanidad debido a los efectos del COVID-19 no representa en modo alguno el preludio de su colapso definitivo, sino más bien la oportunidad de dar un salto colosal hacia el futuro a través de la cooperación y la solidaridad en procesos de creación e innovación. La otra cara de la moneda es que, en estos momentos, la humanidad se encuentra situada a las puertas de la cuarta revolución industrial, la cual estará signada por la expansión de la conectividad 5G, el Internet of Things (IoT), la automatización masiva de los procesos de producción y servicios, así como el despliegue de la Inteligencia Artificial (IA). Salim Ismail, emprendedor canadiense de origen indio, embajador y cofundador de Singularity University, al referirse al impacto y alcance de las transformaciones tecnológicas, afirmó: Atravesamos un momento de cambios tecnológicos masivos. En el siglo XV la imprenta de Gutenberg transformó completamente la sociedad y el mundo al democratizar la literatura. Creemos que hoy tenemos unos 20 impactos de ese calado sucediendo al mismo tiempo. Blockchain, los drones, la energía solar, la inteligencia artificial, la neurociencia y la nanorrobótica son quizás los más destacados. El impulso de estas tecnologías está alterando todas las instituciones del mundo. La mayoría de ellas, como la educación, la democracia o los sistemas legales y sanitarios se desarrollaron hace dos o tres siglos, cuando la información era escasa y se movía de forma lenta. Nuestros líderes políticos y empresariales no están formados para afrontar este momento.[7] Estas tendencias disruptivas crearán nuevos paradigmas de interacción social, gestión corporativa y gobernanza a escala nacional y global. República Dominicana sabrá colocarse a la altura de los tiempos.     [1] Ley 1-12 Estrategia Nacional de Desarrollo. Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo. República Dominicana, 2012. Disponible en:https://mem.gob.do/wp-content/uploads/2019/01/Ley-No.-1-12-sobre-Estrategia-Nacional-de-Desarrollo-2030.pdf [2] Creación de la máquina de vapor. [3] Uso de los hidrocarburos en la generación de energía e introducción del automóvil, el avión, la radio y el teléfono. Este periodo se caracteriza por la internacionalización de la economía, los desplazamientos de poblaciones de los campos a las ciudades y las grandes migraciones internacionales. [4] Antonio Santi Giuseppe Meucci fue el inventor del teléfono. Nació en Florencia, Italia, en 1808 y se estableció definitivamente en Estados Unidos en 1839, donde falleció en octubre de 1889 a la edad de 81 años. En vida nunca recibió reconocimiento alguno por su invención. Uno de los problemas fundamentales a los que se enfrentó en el país de acogida fue su escaso conocimiento del idioma inglés.  [5] Nikola Tesla nació en el Imperio austrohúngaro (actual Croacia) en 1856, y en 1891 se nacionalizó como ciudadano estadounidense. Descubridor de un método para la transferencia inalámbrica de energía eléctrica, inventor del generador de corriente alterna, la bombilla de filamento y otras numerosas invenciones en el campo del electromagnetismo, es uno de los científicos más populares del mundo. Murió en enero de 1943 en la ciudad de Nueva York. [6] Albert Einstein fue un físico alemán, de origen judío, que obtuvo la nacionalidad de varios países (Suiza, Austria y Estados Unidos). Nació en 1879 en el Reino de Wurtemberg, Imperio Alemán, y falleció en 1955, a la edad de 76 años, en Princeton, Estados Unidos. Desarrolló las teorías de la relatividad general y especial.  Recibió el Premio Nobel de Física en 1921 por sus contribuciones a la física teórica. En la inauguración del Muro de la Fama, en la Exposición Universal de Nueva York en 1939, señaló que “[Los inmigrantes] han contribuido a su manera al florecimiento de la comunidad, y su lucha y sufrimientos individuales son desconocidos”. Asimismo, apunta que “El desempleo no decrece restringiendo la inmigración […]. La inmigración hace aumentar el consumo en la misma medida que pide trabajo. Los inmigrantes refuerzan no sólo la economía interna de un país […], sino también su poder defensivo” (Albert Einstein. El libro definitivo de citas. Plataforma Editorial, cuarta edición, 2014). [7] Salim Ismail. “La energía solar provocará el mayor cambio sistémico que verá nuestra generación”. Entrevista de Manuel G. Pascual. El País. Madrid, 15 de abril de 2020. Disponible en https://retina.elpais.com/retina/2020/04/14/talento/1586844122_534785.html   Por Francisco Henry Leonardo Analista de Investigación