Noticias

Los más vulnerables en la migración: niños, niñas y adolescentes

Jueves, 25 Febrero 2021
La migración intrainsular es un fenómeno humano con implicaciones socioeconómicas y políticas importantes para los Estados de la República Dominicana y la República de Haití. Es un proceso constitutivo de nuestras comunidades, marcado por el grado de desigualdad en términos de desarrollo de las dos sociedades que conforman la isla Española. Las personas nacidas en la parte haitiana, al igual que aquellas de otras nacionalidades que emigran al lado este de la isla, confrontan una serie de desafíos sociales, legales y culturales. La movilidad significa una desestabilización para muchas personas que migran y, en ocasiones, una crisis de confrontación con un medio hostil. A esto se suma las limitaciones de recursos debido a la pérdida del capital social y el riesgo que implica vivir la migración irregular. La vulnerabilidad está conectada con esta última y es prácticamente consustancial a ella. Cuando los protagonistas de los flujos migratorios son niños, niñas o adolescentes (NNA), se ven en una situación extremadamente vulnerable, con aumento de los riesgos y altas probabilidades de que se violen sus derechos. Desde hace una década, la República Dominicana ha evidenciado de forma creciente, con posterioridad al terremoto de Haití, un constante flujo de niños, niñas y adolescentes que cruzan la frontera entre los dos Estados en situación de riesgo por la agencia de grupos delictivos que los someten a la condición de trata de personas y explotación en diversas modalidades, como servicio doméstico, explotación sexual, mendicidad, trabajos forzados, entre otros. También se ha constatado, a través de estudios y levantamiento de datos por agentes gubernamentales y de la sociedad civil de ambos lados de la frontera, la movilidad transfronteriza de niños, niñas y adolescentes no acompañados[1] que se trasladan por su cuenta, muchas veces en pareja. Estas situaciones de vulnerabilidad y riesgo que confrontan los NNA de origen haitiano en migración transfronteriza suponen un escenario de desafío para las autoridades dominicanas. Ante esta situación el Instituto Nacional de Migración (INM RD), a través de la Escuela Nacional de Migración (ENM), con el auspicio y la estrecha colaboración del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), inició un proceso de fortalecimiento de capacidades de los actores institucionales del Gobierno y la sociedad civil con el fin de atender esta cuestión desde un enfoque de derechos. En el último trimestre de 2020, la ENM efectuó dos cursos sobre niños, niñas y adolescentes en la movilidad y capacitó cerca de un centenar de participantes, de los cuales 71 concluyeron el proceso exitosamente y con altas calificaciones. En este contexto, la ENM y UNICEF están realizando dos talleres en frontera para dar soporte sobre el tema a la Dirección General de Migración y los cuerpos auxiliares de seguridad. Asimismo, la ENM prepara un tercer curso sobre NNA en la movilidad en la modalidad virtual, el cual podrá ser replicado de forma sistemática para lograr un mayor alcance de sensibilización y herramientas que contribuyan a su protección.   Gina Gallardo Encargada de la Escuela Nacional de Migración         [1] NNA no acompañado es una persona menor de 18 años que se encuentra separada de ambos padres y no está bajo el cuidado de ningún adulto que por ley o costumbre esté a su cargo (ACNUR.ORG)

Programa para la medición continua de la demanda de trabajadores extranjeros en República Dominicana

Miércoles, 27 Enero 2021
La principal fuente de datos sobre población extranjera en República Dominicana es la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI), operación estadística con periodicidad quinquenal que permite cuantificar y caracterizar a la población inmigrante a nivel nacional. La encuesta ofrece un amplio abanico de información, sin embargo, cinco años pueden resultar un amplio intervalo de tiempo para observar los variantes comportamientos que caracterizan a una población en movilidad. La ENI-2017 cuantifica la población de extranjeros en el país en 570,933 personas, lo cual representa el 5.6% de la población total. El número de personas nacidas en Haití que vivía en ese momento en República Dominicana era de 497,825, es decir, el 87.2% del total de los inmigrantes, seguida por la población nacida en Venezuela, que se calculaba en 28,872 personas, equivalente al 5.0%. Estas dos nacionalidades están muy vinculadas a la actividad económica del país y presentan una tasa de participación en la Población Económicamente Activa (PEA) del 68.9% (ONE/UNFPA 2018). La población extranjera ocupada se concentra en tres grupos de actividad del mercado laboral local: El sector agropecuario (31.2%), construcción (24.5%) y comercio (16.3%). Además de esos tres sectores principales, las actividades en hoteles, bares y restaurantes concentran el mayor número de extranjeros ocupados procedente de países diferentes a Haití, al conformar los nacionales venezolanos el grupo de mayor tamaño con una participación del 28.4% (ENI-2017). Los hoteles, bares y restaurantes experimentaron uno de los mayores niveles de absorción de mano de obra extranjera al insertar 14,190 inmigrantes en 2012 y 32,196 en 2017 (ENI 2012, 2017) para una variación del 77.6%. Los volúmenes de ocupación de la población extranjera en República Dominicana hacen de este un país de destino para la migración laboral, por lo que es relevante considerar su impacto para el crecimiento económico (OCDE/OIT 2018), el cual será positivo bajo la condición de que la población inmigrante se haya integrada al mercado de trabajo (OIT 2018). En este contexto, “la gestión de la migración laboral debe ser organizada a los fines de proteger a los trabajadores migrantes y optimizar los beneficios para el Gobierno, las empresas, las comunidades de acogida y para los mismos trabajadores migrantes y sus familias” (OIM, La migración laboral, citado en el Diagnóstico para la implementación del Sistema de Gestión de Migración Laboral, INM RD 2017). Esta acción de ordenamiento de la migración se inscribe en la Ley 1-12 de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, que propone como uno de sus objetivos específicos “Ordenar los flujos migratorios conforme a las necesidades del desarrollo nacional”. Este importante mandato también se presenta en otros instrumentos legales como la Ley General de Migración, 285-04, la que establece en su Artículo 3 que “La inmigración se planifica de tal modo que sea controlada a fin de incorporar los recursos humanos que requiera el desarrollo del país”. A partir de estos lineamientos se fundamenta la importancia de dirigir la oferta y demanda de mano de obra extranjera hacia los requerimientos del mercado laboral para el desarrollo nacional. Tanto la realidad de la inmigración laboral en República Dominicana como los mandatos anteriormente citados develan la necesidad de contar con estimaciones de menor periodicidad que la Encuesta existente y mayor peso en las especificidades de los principales sectores económicos donde se ocupa la mano de obra extranjera. Es con ese norte que el Instituto Nacional de Migración de República Dominicana (INM RD) se propone organizar y consolidar un sistema de medición acorde a los requerimientos de la demanda de mano de obra inmigrante, que permita al Consejo Nacional de Migración tomar decisiones basadas en información fiable, robusta y oportuna, para la creación de políticas públicas orientadas al fortalecimiento de la gestión migratoria. Con este propósito, el INM RD trabaja en la implementación de un programa para la medición continua de la demanda de mano de obra extranjera, cuyo diseño está basado en consultas a actores de los sectores de interés para debatir las problemáticas inherentes a la demanda de trabajadores. Esta medición contempla la realización de encuestas especializadas, de aplicación continua, que generen el conocimiento necesario para responder satisfactoriamente a esta necesidad.   Por Rocío Acosta y Germania Estévez  

Declaración conjunta de la reunión entre el Presidente de República Dominicana, Luis Abinader y el Presidente de la República de Haití, Jovenel Moïse

Jueves, 14 Enero 2021
Santo Domingo. - El presidente Luis Abinader encabezó ayer junto al ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, un encuentro con la prensa donde se dio a conocer la declaración conjunta de la reunión sostenida con el presidente de Haití, Jovenel Moïse, el pasado domingo, 10 de enero, en la frontera Elías Piña.  Durante el encuentro, los mandatarios dialogaron sobre los temas prioritarios de la agenda bilateral, reafirmaron el compromiso de cooperación y de respeto a la soberanía que caracterizan las relaciones entre las dos naciones. Los dos jefes de Estado reafirmaron su voluntad de continuar la colaboración en esferas prioritarias de sus respectivos países, intercambiar experiencias, especialmente en estos tiempos de pandemia, y fortalecer la cooperación y las posibles oportunidades de desarrollo. Haití está inmersa en un proceso de reforma constitucional destinado a consolidar la gobernabilidad democrática, y República Dominicana, en el marco del respeto a la soberanía de los Estados, alienta a las autoridades haitianas a trabajar para asegurar que este proceso cumpla con las aspiraciones del pueblo haitiano, sostuvo Álvarez.  En consecuencia, los presidentes efectúan la siguiente declaración: La República Dominicana y la República de Haití, así como sus instituciones democráticas, están dispuestas a trabajar en el proceso de identificación y de inscripción en el registro civil haitiano de todos los ciudadanos haitianos que estén en territorio dominicano. En el ámbito de la salud, con la colaboración de la comunidad internacional que ha mostrado su voluntad de financiar hospitales en Haití, ambos mandatarios se comprometen a cooperar en la construcción de hospitales generales en territorio haitiano, ubicados donde el gobierno de ese país lo considere apropiado, con el fin de reducir el uso intensivo de los hospitales dominicanos, un tema de gran sensibilidad en República Dominicana. Abrir el proceso de negociación para delimitar las fronteras marítimas entre los dos países. Este proceso se iniciará lo antes posible. Tomar las medidas apropiadas, cada país en su propio territorio, para desplegar tecnologías de vanguardia que faciliten eliminar el flujo migratorio irregular, el tráfico y la trata de personas, el flujo de armas, el narcotráfico y el robo de ganado, entre otras actividades ilícitas. Cooperar de manera mutua y sostenible en los campos de la energía, la producción agrícola e industrial, el combustible para cocinar y los esfuerzos para frenar la desertificación. Trabajar para lograr la financiación necesaria para la adopción de un plan de capacitación y apoyo, que facilite la labor de ambos países para reforzar la seguridad y la vigilancia fronteriza; consecuentemente, cada país colaborará con el otro en caso de que se construyan controles físicos o tecnológicos en todo el borde terrestre de la frontera. Continuar negociaciones de manera sostenida hasta alcanzar un acuerdo comercial general, con el objeto de establecer normas transparentes, estables, justas y previsibles para ambas partes y que permita frenar el contrabando que erosiona la base impositiva de ambos países. Trabajar estrechamente para planificar una matriz de interconexión energética entre ambos países, priorizando las energías renovables (eólica, solar, biomasa, hidroeléctrica) que permita el intercambio del excedente de energía de un país a otro. Fomentar la producción de productos biodegradables en lugar de aquellos que dañan el medio ambiente, especialmente los fabricados con poliestireno. En la lectura de la declaración conjunta, realizada en el salón Las Cariátides del Palacio Nacional, también estuvieron presentes la vicepresidenta, Raquel Peña; los ministros de la Presidencia, Leandro Macarrulla y Administrativo, José Ignacio Paliza. Asimismo, los ministros de Salud, Plutarco Arias; Hacienda, José Vicente; Interior y Policía, Jesús Vásquez; Industria, Comercio Mipymes, Víctor -Ito- Bisonó Haza y Agricultura, Limber Cruz. Además, los presidentes del Senado, Eduardo Estrella; de la Cámara de Diputado, Alfredo Pacheco; el Nuncio Apostólico de su Santidad y Decano del Cuerpo Diplomático, monseñor Ghaleb Bader; el embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Haití, Smith Augustin y la Decana del Cuerpo del Cuerpo Consular, Clara Reid, entre otros. 

INM RD realiza mesa para discutir sistema de medición que ordene los flujos periódicos de trabajadores extranjeros

Viernes, 18 Diciembre 2020
    Santo Domingo, D. N. - 15 de diciembre de 2020.- Con el fin de proveer al Consejo Nacional de Migración (CNM) datos para instrumentar una política institucional que ordene los flujos periódicos de trabajadores y permita apreciar las reales necesidades de mano de obra en diversos sectores de la economía, el Instituto Nacional de Migración (INM RD) realizó la Mesa de Diálogo “Medición continua de la demanda de trabajadores extranjeros en los sectores construcción, agropecuario y turismo en República Dominicana”. “En principio este proyecto tuvo una primera fase de consulta con académicos especializados. El encuentro que sostenemos hoy prioriza el diálogo con los sectores empresariales del ámbito agropecuario, construcción y servicios, este último en el área de turismo” manifestó en sus palabras de bienvenida el Dr. Wilfredo Lozano, director ejecutivo del INM RD. Además, añadió que el diálogo tiene como propósito organizar y consolidar un sistema de medición acorde a los requerimientos de la demanda de mano de obra inmigrante, que permita al CNM tomar decisiones sobre este aspecto con base en información fiable, robusta y oportuna. En ese sentido, señaló que “Esta Mesa de Diálogo consolida un proceso de socialización y debate sobre los grandes problemas que confrontan los empresarios en torno a la demanda de mano de obra extranjera, favoreciendo así el inicio de intercambios que posibiliten la creación de políticas públicas orientadas al fortalecimiento de la gestión migratoria”. La mesa estuvo conformada por importantes actores de los sectores laborales donde los inmigrantes tienen mayor participación, quienes presentaron las características del mercado laboral y los trabajadores extranjeros, entre estos, representantes de la Asociación Dominicana de Productores de Banano, Industrias Banilejas SAS, Red de Banano, Asociación Dominicana de Factorías de Arroz, Asociación de Productores de Cigarros, Junta Agroempresarial Dominicana, Asociación de Tour Operadores Receptivos de la República Dominicana, Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes, Grupo Punta Cana, Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos del Este, Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas y Consejo Nacional de la Empresa Privada, así como especialistas en el tema, autoridades ministeriales y organismos internacionales.  Las presentaciones estuvieron a cargo del Sr. Pedro Juan del Rosario, investigador titular del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF); el Sr. Simón Suárez, vicepresidente de Relaciones Institucionales y Proyectos del Grupo Puntacana, y el Sr. Jaime Oscar González Hernández, viceministro de Desarrollo Social del Ministerio de la Presidencia (MinpreRD). El académico Pedro Juan del Rosario al hablar sobre las características del mercado laboral y los trabajadores extranjeros en el sector agropecuario hizo referencia a que uno de los factores que inciden en la contratación de mano de obra extranjera es que los jóvenes dominicanos tienen expectativas más allá de la agricultura, porque la mayoría concluyó los estudios de bachiller y tienen otras aspiraciones. Otros aspectos que salieron a colación entre los participantes son que la empleomanía del sector generalmente tiene baja calificación y el trabajo es abundante, además de que muchos trabajadores dominicanos no desean abandonar a sus familias en la ciudad para ir a trabajar al campo. Asimismo, eventualmente la innovación irá desplazando tanto a trabajadores locales como extranjeros y exigirá conocimientos técnicos para el manejo de los equipos. Coincidieron en la necesidad de contar con una mano de obra extranjera regulada y la incidencia del Estado para la generación de políticas públicas migratorias laborales. Por su parte, el empresario Simón Suárez señaló que los registros de la Tesorería de la Seguridad Social confirman que existe una baja incidencia de mano de obra extranjera en el turismo, fundamentalmente en los hoteles, operadores turísticos y agencias de viajes. En 2019 hubo 94 mil empleos registrados, de los cuales solo el 2 % era ocupado por inmigrantes. De esa proporción, la principal es la mano de obra haitiana (0,6 %), seguida por la española (0,4 %), la mexicana (0,15 %), la italiana (0,12 %) y la venezolana (0,10 %). Estos puestos son empleados por personas calificadas, quienes regularmente manejan varios idiomas. Los asistentes también añadieron la importancia de la asistencia técnica e identificación de perfiles ocupacionales desde el Estado para tener una empleomanía estable. Respecto a la caracterización del mercado laboral y los trabajadores extranjeros, el viceministro Jaime Oscar González Hernández dijo que “Con el actual mercado de trabajo en el país y el cambio del modelo económico, al pasar de una economía agroexportadora a una de servicios abierta al exterior, se ha generado una amplia movilidad de la fuerza laboral dominicana hacia el extranjero que ha dejado espacio a la mano de obra inmigrante […], la cual se ha visto incrementada en el sector construcción”. En ese sentido, agregó que es hora de afrontar el tema migratorio con la debida seriedad, sin apasionamientos y viendo la realidad de forma objetiva. Adicional a esta mesa se aplicarán encuestas sectoriales y otras técnicas de investigación, regionalmente organizadas, para articular consultas permanentes con el empresariado nacional, el sector sindical, la sociedad civil y los especialistas y las instituciones estatales que inciden en la materia para generar un sistema de información que permita identificar las necesidades del mercado laboral y evite la masificación de mano de obra extranjera. 

INM RD desmiente “planes fusionistas y de frontera abierta” tras circulación del Plan de Contingencia para Flujos Masivos de Inmigrantes en República Dominicana

Lunes, 07 Diciembre 2020
Santo Domingo, República Dominicana.- Tras la reciente circulación en los medios digitales y redes sociales de informaciones relativas al Plan de Contingencia para Flujos Masivos de Inmigrantes en República Dominicana, elaborado por varios organismos gubernamentales de la pasada gestión, el Instituto Nacional de Migración (INM RD) desea por este medio aclarar informaciones falsas e imprecisas que, respecto a dicho documento, han circulado en los medios de comunicación, las cuales lejos de edificar la opinión pública nacional la desinforman. Si se revisa seriamente el documento, se aprecia que contiene propuestas de estrategias para evitar el ingreso masivo de la población haitiana al territorio nacional, como resultado de posibles conflictos políticos, económicos y sociales que se produzcan en el vecino país. No hay información alguna allí que pueda interpretarse como la apertura de nuestras fronteras.   Por otro lado, el referido Plan se diseñó hace dos años cuando el país vecino se encontraba sumergido en una crisis interna de tipo político y social, ampliamente conocida por la comunidad internacional. Por lo demás, dicho documento fue elaborado por la pasada administración del Estado y no por la actual gestión de gobierno. El Dr. Wilfredo Lozano, director ejecutivo del INM RD, aclaró que: “dicho plan no es responsabilidad de esta administración. Este tampoco constituye parte de la agenda y prioridades de trabajo del INM RD como entidad técnica y consultiva del Consejo Nacional de Migración (CNM). Este tipo de documentos relativo a la seguridad nacional no es competencia de instituciones como el INM RD. No entendemos cómo ciertas mentalidades malinterpretan o tergiversan las informaciones que contienen documentos delicados”. El Dr. Lozano reiteró que las actuales autoridades, y en particular, la actual dirección del INM RD no tienen nada que ver con la producción del documento referido como Plan de Contingencia para Flujos Masivos de Inmigrantes en República Dominicana. Añadió que “la presente administración se encuentra comprometida con la preparación, ejecución y seguimiento de políticas migratorias que ordenen y regulen los flujos migratorios, cumplan con lo dispuesto por las leyes, contribuyan al fortalecimiento de los grandes intereses nacionales y aseguren la soberanía nacional”.

Apertura Seminario de inducción a los nuevos funcionarios de control migratorio y soporte administrativo

Miércoles, 25 Noviembre 2020
  Como parte de las acciones de mejora en los procesos migratorios puestos en marcha por el excelentísimo señor presidente Luis Abinader, la Dirección General de Migración (DGM), con el apoyo del Instituto Nacional de Migración (INM RD), entre otras entidades del Gobierno central y local, además de organismos internacionales, dio apertura en la provincia Dajabón al “Seminario de inducción a los nuevos funcionarios de control migratorio y soporte administrativo”, que incluye la formación y optimización de los controles migratorios, la gestión de las fronteras y el empleo de una cultura de paz. En el encuentro, el Dr. Wilfredo Lozano, director ejecutivo del INM RD, se refirió a la importancia de la institucionalización de las políticas migratorias y el trabajo cooperativo entre las agencias gubernamentales. En ese sentido, el Lic. Enrique García, director general de Migración, señaló que “la ocasión es histórica por reunir en un punto fronterizo como Dajabón a representantes de tantas instituciones claves en el tema migratorio con la intención de compartir ideas y hacer un trabajo coordinado”. El encuentro contó con la asistencia del mayor general Carlos Díaz Morfa, ministro de Defensa; el general de brigada José Manuel Durán Ynfante (ERD), director general del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza y Terrestre; el Sr. Santiago Riverón Arias, alcalde del municipio Dajabón; el Sr. Josué Gastelbondo, jefe de misión de la Organización Internacional para las Migraciones; la Sra. Lourdes Herrera, directora del Despacho Presidencial; la Sra. Rosalba Milagros Peña, gobernadora de Dajabón; la Sra. Fabiana Gorenstein, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, entre otros representantes del Ejército, el Tribunal Supremo Electoral, el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia y el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.   Por Jessica Mordechay Relaciones Públicas y Medios Sociales

Hacia un modelo integracionista de la migración

Lunes, 23 Noviembre 2020
Los procesos migratorios no se reducen a la mera movilización de personas en el espacio, son dinámicas que atañen tanto a las sociedades de origen como a las que reciben. En las sociedades de destino las personas migrantes pueden producir transformaciones económicas, sociales y culturales de gran peso, por lo que es importante gestionar las formas en que estos nuevos sujetos se incorporan a la estructura social. Al mismo tiempo, la gobernanza de las migraciones debe garantizar el respeto de los/as migrantes y la protección de sus derechos. En este sentido, es pertinente hablar de integración de las personas migrantes, conocer cuáles visiones existen sobre este fenómeno y pensar cómo debe ser un modelo integracionista de las migraciones. El/la inmigrante representa extranjería y diferencia. Simmel (2012) resalta que la extranjería une lo lejano con lo cercano, pues es la presencia de lo foráneo dentro del grupo y Baños et al. (2016) recalcan que la persona migrante representa incomodidad debido a la diferencia que esta supone. El/la extranjero/a es la presencia de lo desconocido en un ambiente familiar, por ello, la integración implica familiarizar lo ajeno y quitar la extrañeza de lo foráneo. La integración es un proceso mediante el cual individuos externos se convierten en miembros de una sociedad por medio de su reconocimiento como parte del grupo y su participación en la vida social. La integración no es un proceso multidimensional. Baños et al. (2016) entienden que es simultáneamente subjetiva –existen aspectos autoproducidos, como el sentido de pertenencia o el aprendizaje de las normas culturales– y objetiva –se ve influenciada por las posibilidades de jure y de facto que el grupo proporciona al/la migrante para desarrollarse.  Por otro lado, Solé et al. (2002) consideran que en ella se encuentran lo jurídico (reconocimiento formal del/la migrante como sujeto de derecho), lo social (adhesión y participación de los/as migrantes al sistema de relaciones sociales) y lo cultural (desarrollo de una identidad colectiva y aprendizaje de reglas comunes de convivencia). Los modelos y prácticas al respecto son bastante diversos en tanto las sociedades tienen múltiples formas de distribuir el poder y gestionar el intercambio cultural. Fundamentalmente, pueden observarse dos grandes perspectivas: asimilacionistas e integracionistas. Por supuesto, en la realidad es muy difícil encontrar modelos puros, pues en su mayoría vemos que poseen características de una y otra.  La primera, que tiene una visión homogeneizadora y de salvaguarda de la pureza de la cultura y la identidad nacional, entiende que las personas migrantes deben adaptarse a la cultura mayoritaria o dominante de la sociedad receptora (Anthias et al., 2017). En esta visión la integración es responsabilidad de la persona migrante no de la sociedad receptora, y si este/a no puede –o no quiere– modificar sus rasgos culturales en pos de la asimilación, debe ser expulsado o separado del grupo puesto que representa una amenaza. La segunda entiende que es posible una acogida sin pérdida de la cultura propia del/la migrante. Para Requena (2010:21) este tipo de integración sería un “proceso por el cual el sujeto se incorpora a la sociedad, en igualdad de condiciones que los sujetos que ya pertenecen a la misma” y para Home Office (2008) no se trata de asimilación dentro de una cultura homogénea, sino de un proceso de doble vía que involucra a los recién llegados y a los ya establecidos. Desde esta mirada no sería responsabilidad exclusiva de las personas migrantes, sino que implica esfuerzos tanto de las sociedades de origen como de las de destino. Tal interpretación de la integración apunta a tres ideas: oportunidades, derechos y pertenencia. En la gestión de la integración se debe velar por la protección de las personas migrantes y garantizar su acceso a oportunidades y espacios que les permitan desarrollarse (ACNUDH, s.f.). Las acciones en torno a este proceso deben acogerse a un régimen de derechos que conduzca a bienestar y respeto de la dignidad de las personas (ACNUDH, s.f.; González-Rábago, 2014). Los intentos de integración deben respetar las identidades de las personas migrantes al tiempo que propician espacios de pertenencia y participación (OIM, 2016). Una mirada de este tipo a la integración requiere la creación de espacios y formas de interacción entre inmigrados/as y locales que generen beneficios mutuos y la protección de los derechos de todas las personas en un flujo dinámico y equitativo del poder. Implica la construcción de una sociedad plural, abierta y tolerante que lleve a las personas migrantes a ser partícipes no solo de la producción de las riquezas, sino también de sus beneficios. Nos llama a realizar esfuerzos colectivos tanto en el origen como en el destino para brindar condiciones, herramientas y capacidades que permitan a los migrantes desarrollarse en igualdad de condiciones. Tal integración llama a la construcción de una sociedad intercultural en la que se celebren y valoren todas las experiencias, cosmovisiones y expresiones de los diferentes grupos que la componen al crear una ciudadanía diversa, educar para mitigar los conflictos y propiciar el entendimiento y aprovechamiento mutuo.   Referencias Baños, R., Madiel, O. & Julián, B. (2016). La integración de jóvenes extranjeros en Catalunya. Pedagogía Social. Revista Interuniversitaria. (28), 141-155. España: Sociedad Iberoamericana de Psicología Social. Simmel, G. (2012). En Simmel, G. El extranjero: sociología del extraño. Madrid: Sequitur. Solé, R., Alcalde, R., Pont, J., Lurbe. K. & Parella, S. (2002). El concepto de integración desde la sociología de las migraciones. Migraciones. (2) 9-41. Madrid: Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones. Anthias, F., Kontos, M. & Morokvasic-Müller, M. (2017). Paradoxes of Integration: Female Migrants in Europe. Londres: Springer Science. Requena, T. (2010). En Iglesias, J. (Ed). Las políticas de integración social de los inmigrantes en las comunidades autónomas españolas. Bilbao: Fundación BBVA. Home Office (2008). The path to citizenship: next steps in reforming the migration system. Londres: HMSO. (s.f.). Migración y derechos humanos. Organización de las Naciones Unidas. OIM (2016). Migración e Interculturalidad. Santo Domingo: Organización de las Naciones Unidas.   Por Pedro Valdez Castro Analista Cualitativo de Estudios Migratorios Departamento de Investigación y Estudios Migratorios  

Novedades bibliográficas Centro de Documentación, noviembre 2020

Lunes, 23 Noviembre 2020
    LIBROS   Acosta, Diego The national versus the Foreigner in South America: 200 years of migration and citizenship law. New York: Cambridge University Press, 2018. Xvi, 278 p. (Law in Context) La presente publicación ofrece una revisión del marco legal sudamericano por medio de un análisis histórico y comparativo. Este análisis le permite al autor evaluar la viabilidad, las fortalezas y las debilidades de las leyes en su construcción jurídica de lo nacional y extranjero en diez países de América del Sur durante los dos últimos siglos. Contiene, entre otros, los siguientes capítulos: “South America’s Central Role in Migration and Citizenship law” “P. I: The Nineteenth and Twentieth centuries”, “P. II: Consolidation and transition into the twenty-first century”.   Borjas, George J. Immigration Economics.  Cambridge, Massachusetts Harvard University Press, 2014. 284 p. En esta publicación el autor sintetiza las teorías, modelos y métodos econométricos utilizados para identificar las causas y consecuencias de los flujos laborales internacionales. Cabe destacar que la migración internacional es un tema central para la investigación en la economía laboral moderna. Contiene, entre otros, los siguientes temas: ”Introduction“, “The Selection of Immigrants”, “Economic Assimilation“, “Immigration and the Wage Structure Theory“.   Inoa, Orlando Trabajadores inmigrantes en República Dominicana. Santo Domingo. Letragráfica 2018. 502 p. Esta publicación concluye 33 años de estudio de las migraciones proletarias en la República Dominicana. Su hilo conductor es la industria azucarera moderna, particularmente dentro del periodo 1872-1960. Para esta investigación el autor tomó como modelo el texto de Harry Hoetink El pueblo dominicano: 1850-1900. Apuntes para su sociología histórica. Esta publicación le permitió trazar los pasos hacia una historia social de los trabajadores que vinieron a República Dominicana a finales del siglo XIX. Contiene, entre otros, los siguientes temas: “El mundo azucarero dominicano”, “Efectos en América Latina y el Caribe“, “Impactos económicos“.   Moses, Jonathon W. International Migration: globalization’s last frontier.  London; New York. Zed Books. 2006. 253 p. (Global Issues) En la presente publicación el autor presenta argumentos morales, políticos y económicos a favor de la libre movilidad de los seres humanos a través de las fronteras nacionales. Resalta la importancia de la inmigración para el éxito de muchas naciones. Contiene, entre otros, los siguientes temas: “Introduction”, “Two paradoxes of Globalization”, “Some historical perspective“. Pérez González, Carmen (ed.) Derecho Internacional y protección de mujeres migrantes en situación de especial vulnerabilidad.  Valencia, Tirant lo Blanch; Universidad Carlos III de Madrid. 2014. 371p. (Tirant Monografías; 906) La presente publicación está compuesta por los diferentes trabajos presentados y debatidos en el marco del “Seminario sobre protección de mujeres migrantes en situación de especial vulnerabilidad”, celebrado los días 7 y 8 de julio de 2011en la Universidad Carlos III de Madrid. La editora destaca el propósito de los trabajos incluidos, de igual modo la visión académica que proporciona este volumen en relación con la protección de las mujeres migrantes en situación de vulnerabilidad. Contiene, entre otros, los siguientes temas: Capítulo1. “La ´responsabilidad del Estado´ y las migraciones internacionales”, por Jorge A. Bustamante; Capítulo 2. “Derechos sociales, derechos políticos y ciudadanía: el déficit de su reconocimiento a las mujeres inmigrantes, ¿es un caso particular?”, por Javier de Lucas; Capítulo 3. ”Los derechos de las mujeres migrantes: una perspectiva del sistema interamericano”, por Felipe González Morales.   Publicaciones en líneas    Eguren, Joaquín, Reyes Castillos y Cecilia Estrada (eds.) Trata de seres Humanos en Iberoamérica.  Madrid, España. Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones, 2020.   185 p. (Colección OBIMID, v. 5) Enlace: https://www.comillas.edu/documentos/centros/obimid/coleccion_obimid/obimid_vol5.pdf La presente publicación da un paso sumamente importante para la compresión de la forma en que los Gobiernos y los organismos han dado respuestas a los desafíos planteados para hacer cumplir la ley sobre trata de persona y la forma de explotación. Se podrá apreciar cómo estas respuestas difieren de un país a otro, y las diferencias entre América Latina y España y Portugal. Contiene, entre otros, los siguientes temas: “La península ibérica frente a la lucha contra la Trata de Seres Humanos (TSH)”, por Reyes Castillo Fernández; ”La debilidad del sistema de reinserción para las víctimas de trata en el Perú”, por Ximena Solórzano, Eduardo Vega y José Koechlin; ”Trata de personas en Chile”, por Verónica Cano. Odisea. Revista de Estudios Migratorios, núm. 7 Migraciones en el continente americano: actores, contextos, trayectorias, estrategias procesos y políticas. Buenos Aires, Argentina. Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, 2020. Enlace:  https://publicaciones.sociales.uba.ar/index.php/odisea/issue/view/566 El número actual de la revista Odisea presta especial interés a la reflexión y el análisis de diferentes aspectos relacionados con las migraciones en América Latina con el fin de contribuir a debates teóricos, metodológicos y políticos. Contiene, entre otros, los siguientes temas: ”Las actividades comerciales de migrantes mazahuas en Aguas Calientes, México (1970-2020)”, por Jorge Alberto Rodríguez; ”Centroamericanas en México. Mapas imaginarios de ruta y mapas espirituales”, por Elizabeth Juárez Cerdi; “El liderazgo étnico italiano en Argentina: el caso de la Confederación General de Federaciones”.   CENTRO DE DOCUMENTACIÓN E INFORMACIÓN (CDI) Horario de atención: de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 4:00 p. m. Consultas al 829 893-4200- ext. 313 Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. document.getElementById('cloak4511b07d06d66d6867e95627f08c3c44').innerHTML = ''; var prefix = 'ma' + 'il' + 'to'; var path = 'hr' + 'ef' + '='; var addy4511b07d06d66d6867e95627f08c3c44 = 'centrodedocumentacion' + '@'; addy4511b07d06d66d6867e95627f08c3c44 = addy4511b07d06d66d6867e95627f08c3c44 + 'inm' + '.' + 'gob' + '.' + 'do'; var addy_text4511b07d06d66d6867e95627f08c3c44 = 'centrodedocumentacion' + '@' + 'inm' + '.' + 'gob' + '.' + 'do';document.getElementById('cloak4511b07d06d66d6867e95627f08c3c44').innerHTML += ''+addy_text4511b07d06d66d6867e95627f08c3c44+'';

La estadística y su aplicación en las migraciones

Lunes, 26 Octubre 2020
La estadística es una rama de la matemática que estudia la frecuencia de un fenómeno o evento determinado, según la primera revista publicada en octubre de 2011 por la Escuela de Estadística de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD)[1], la cual hace referencia al origen de la palabra introducida por primera vez en 1749 por Gottfried Achenwall (Godofredo). Este concepto estaba destinado esencialmente al análisis de datos del Estado, y no fue hasta el siglo XIX que el militar británico Sir John Sinclair amplió el concepto al introducir la parte de recolección y clasificación de datos. En la actualidad la estadística se ha convertido en una herramienta potente para la toma de decisiones en cualquier campo del saber debido a su versátil aplicación. En materia migratoria las poblaciones pueden ser estimadas a través de técnicas estadísticas, como las encuestas que implican una elaboración rigurosa de una muestra representativa de la población objetivo o a partir de las informaciones censales disponibles de cada país. Los flujos migratorios se caracterizan por una dinámica acelerada de entrada y salida de personas de un territorio a otro, además de aquellas que permanecen en tránsito. Esto implica que las técnicas o métodos estadísticos más avanzados se vean limitados al momento de capturar o estimar con un nivel alto de precisión los tipos de emigración e inmigración que existen. Una segunda limitante para la captura ideal de los flujos migratorios es el manejo del concepto de migrante. Para Micolta León (2005) la migración involucra tres componentes: el tiempo, el espacio y un componente social. Este último, como un factor sine qua non de la migración, es poco operativo a la hora de levantar el dato. Por otro lado, Arango (1985, p.9) considera dos elementos: el desplazamiento, el cual señala debe ser significativo, y la temporalidad, que entiende debe ser relativamente permanente. Este concepto es débil en cuanto a la ambigüedad y rigidez de sus elementos. Sin embargo, a pesar de que no hay un consenso unánime sobre el concepto de migración, la definición más aceptada o por lo menos la más utilizada a la hora de capturar información es la propuesta por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), el cual establece dos factores fundamentales: el cambio de residencia y el  cambio de territorio políticamente dividido. Con esta definición se hacen más operativos y precisos los flujos migratorios internacionales y los locales a nivel provincial y municipal. Su desventaja radica en que se pierde la oportunidad de captar la migración interna a niveles de desagregación más bajos (barrios, parajes, entre otros). Si analizamos los censos como fuente primaria y de mayor relevancia de captura de datos de personas migrantes, nos encontraremos con algunas dificultades: la primera, referente a la periodicidad de los censos (en los últimos 60 años se han venido realizando levantamientos cada 10 años), la segunda, en relación con las preguntas incluidas en las boletas censales, las cuales no pueden captar todos los tipos de migración. En el caso de Latinoamérica y el Caribe, por lo regular se utilizan cuatro preguntas tanto para captar migración internacional como migración interna:   ¿Cuál es su lugar de nacimiento? Esta pregunta por si sola permite clasificar a la población censada en nativos y extranjeros, además posibilita calcular la migración absoluta sin referencia temporal. ¿Dónde residía usted hace cinco años? Esta pregunta indaga sobre personas que emigraron en el periodo de referencia. Si se combina con el lugar de nacimiento se pueden estimar los retornados recientes. ¿En qué año o periodo llegó usted al país? Esta pregunta permite clasificar por periodos la inmigración extranjera. Lugar de residencia fija Con esta información se puede ver la distribución de las poblaciones migrantes en todo el territorio nativo. Como se puede observar, cada pregunta por si sola o combinada deja de captar población migrante, por lo cual las estimaciones de dichas poblaciones siempre van a ser subestimadas. Cabe destacar que existen otras preguntas por lo general menos usadas: Nacionalidad o ciudadanía. Lugar de presencia en el momento del censo. Lugar de residencia anterior. Duración de la residencia. A diferencia de los censos, las encuestas mantienen la dificultad de no proveer información tan desagregada, además de aquellas que implican rastrear o ubicar a la población objetivo; sin embargo, cuenta con ventajas en comparación con los censos: menor tiempo y costo en las fases de levantamiento y procesamiento de datos, un abordaje más robusto de la población objetivo y una periodicidad de aplicación mucho menor. En 2006 el Instituto Nacional de Estadística (INE) de Uruguay, a través de la Encuesta Nacional de Hogares Ampliado (ENHA), trató de estimar la población de emigrantes mediante métodos indirectos, es decir, preguntando a los entrevistados acerca de los parientes en el exterior. El riesgo de utilizar estos métodos está dado en que se puede subestimar de manera significativa la población de emigrantes. En 2011 la Oficina Nacional de Estadística (ONE) de República Dominicana incluyó en la Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (ENHOGAR) un módulo de migración que abarcaba tanto las emigraciones como las inmigraciones. En 2015 se volvió a incluir, pero solo se consideró la población de inmigrantes, probablemente por la complejidad que implica captar población emigrante desde el país de origen. En ese sentido, en 2012 la ONE puso en marcha la primera Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI), la cual busca tener información intercensal en términos de población inmigrante, por lo cual la propuesta de su periodicidad es cada 5 años. Actualmente cuenta con dos entregas: una en 2012 y otra en 2017. En definitiva, la estadística por si sola no es suficiente para tener información precisa de los flujos migratorios, así como mediciones periódicas a corto plazo. En tal caso, puede ser más eficiente considerar un sistema de estadísticas migratorias conformado por al menos cuatro componentes fundamentales: los censos, las encuestas especializadas, los registros administrativos y la integración de estadísticas internacionales que permitan estimar las poblaciones emigrantes.   Anderson Santana Analista Cuantitativo de Estadísticas Migratorias Departamento de Investigación y Estudios Migratorios   [1] https://drive.google.com/file/d/0B4OZXbemInD_SFpOY0REMXc4S3M/view

INM RD y DGM cumplen disposiciones de la Ley General de Migración 285-04 en materia de capacitación migratoria

Viernes, 23 Octubre 2020
  Con estas acciones se elimina la duplicidad de funciones y se fortalece el nivel académico de los funcionarios responsables de la gestión migratoria. Santo Domingo, República Dominicana – Lunes, 12 de octubre de 2020.- En cumplimiento de las disposiciones establecidas en la Ley General de Migración 285-04 y su reglamento de aplicación, el Decreto 613-11, el Instituto Nacional de Migración (INM RD) y la Dirección General de Migración (DGM), con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Unión Europea (UE), dan apertura al primer “Curso especializado en gestión y técnicas migratorias” para la formación de los oficiales de control migratorio de nuevo ingreso. “Estamos trabajando para que la Escuela tenga relevancia y peso nacional en el aspecto académico técnico y universitario. Este primer curso bajo esta óptica es una nueva etapa de mayor compromiso e intercambio intelectual permanente entre ambas instituciones de Gobierno”, señaló el Dr. Wilfredo Lozano, director ejecutivo del INM RD. Además, añadió: “Esta capacitación contribuye, primero, a la Dirección General de Migración, y, segundo, al Ministerio de Interior y Policía en el impulso de la gestión migratoria no solo en el sentido de la regulación, sino también en el entendimiento de la gestión y la gobernanza.  Por su parte, Gina Gallardo, encargada de la Escuela Nacional de Migración, unidad docente del INM RD, manifestó que “Con la apertura de esta acción formativa estamos dando un gran paso en la implementación del mandato legal de nuestra institución […]. Avanzamos hacia la modernización que queremos aportar desde el INM RD y la calidad académica de los supervisores y oficiales de la DGM”. El curso tendrá una duración de 8 semanas y se desarrollará a través de la plataforma Zoom y el aula virtual de la Escuela Nacional de Migración (ENM). Los participantes abordarán el marco conceptual y teórico de las migraciones en el contexto dominicano. Asimismo, podrán establecer la conexión entre las normativas y los procesos que llevan a cabo los agentes migratorios en cuanto a los procedimientos documentales para el trámite y control de las personas que ingresan y salen de la República Dominicana. “Nos entusiasma supremamente poder apoyarles con recursos y cooperación técnica en este curso que va directamente relacionado con nuestro mandato: trabajar con los gobiernos en crear y promover las condiciones adecuadas para una migración ordenada”, indicó el Sr. Josué Gastelbondo, jefe de misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). También invitó a los participantes a visitar el Hub regional de Conocimiento sobre Migraciones (kmhub.iom.int) con el que cuenta este organismo de las Naciones Unidas. La Lcda. Liany Vásquez, directora de Control Migratorio de la DGM, felicitó al personal que recibirá las capacitaciones e instó al compromiso y responsabilidad de asumir los conocimientos y emplearlos adecuadamente.   Por Jessica Mordechay Relaciones Públicas y Medios Sociales

El Instituto Nacional de Migración (INM RD) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) celebran la segunda edición del diplomado “Derecho de asilo, Estatuto de la Persona Refugiada y nacionalidad”

Miércoles, 21 Octubre 2020
  El Instituto Nacional de Migración (INM RD), a través de su unidad docente, la Escuela Nacional de Migración, en conjunto con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), inició la segunda edición del diplomado “Derecho de asilo, Estatuto de la Persona Refugiada y nacionalidad”, una oferta académica única en el país, especializada en materia migratoria y condición de refugiados.   La clase magistral de apertura estuvo a cargo de Gabriel Godoy, jefe de Misión del ACNUR en el país. Su disertación se centró en el derecho internacional de los/as refugiados/as y las personas en búsqueda de solución de nacionalidad. En ese sentido, el Dr. Wilfredo Lozano, director ejecutivo del INM RD, señaló que “Para nosotros es de gran relevancia abordar esta temática de derecho al asilo, estatuto de la persona refugiada y nacionalidad, porque viene a fortalecer las capacidades locales de funcionarios públicos y miembros de la sociedad civil que trabajan en labores afines a estos temas”. La convocatoria tuvo una respuesta récord de 110 solicitudes, de las cuales fueron escogidas 45 personas, quienes durante los siguientes cuatro meses participarán en sesiones virtuales, ya que será íntegramente en modalidad online debido a las medidas impuestas por la crisis sanitaria que vive el país. Como novedad, en esta segunda edición se incluye en el programa educativo el tema del derecho a la nacionalidad, como parte del conjunto de instrumentos jurídicos internacionales y derecho humano fundamental. “Nuestro mandato institucional incluye apoyar a los Estados para buscar soluciones duraderas a los desafíos de asilo, refugio y nacionalidad. La República Dominicana puede contar con el ACNUR para seguir promoviendo espacios de reflexión y aprendizaje sobre estas materias, siempre en línea con el cumplimiento de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas”, concluyó Gabriel Godoy. Distintas instituciones del Estado dominicano están representadas entre las personas participantes en el diplomado, tales como la Junta Central Electoral (JCE), la Comisión Nacional de Refugio (CONARE), la Dirección General de Migración (DGM), el Ministerio de Interior y Policía (MIP), el Tribunal Constitucional (TC), la Procuraduría General de la República (PGR), la Oficina Nacional de Defensa Pública (ONDP), el Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI), el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (CONANI), las Fuerzas Armadas, así como periodistas, académicos y personal del ACNUR y otras agencias socias.

Remesas familiares en tiempos de COVID 19 II

Miércoles, 21 Octubre 2020
  Si bien las remesas constituyen un aporte importante a la economía nacional, no hay evidencia alguna de que por sí solas “desarrollen” económicamente a un país exportador de mano de obra.   Alejandro Portes 2006   Los meses marzo y abril de 2020 marcaron el inicio del confinamiento de la población en todo el mundo, con especial impacto en los hogares receptores de remesas por las restricciones a la movilidad y la pérdida de empleo de muchos trabajadores. En el caso de República Dominicana, las remesas familiares presentaron una disminución de 21.8% en marzo y 32.5% en abril, en comparación con los mismos meses del año anterior, lo que significó una reducción absoluta de 335.5 millones de dólares. Sin embargo, según fueron variando las medidas restrictivas a la movilidad en los países (Estados Unidos y España) que albergan la mayor proporción de la diáspora dominicana, se observa una notable recuperación de las remesas familiares, lo cual supera incluso las expectativas (Ver Gráfico 1). Esta tendencia se ha mantenido en los meses siguientes. Las remesas familiares totales de enero a julio ascienden a US$4,302.6 millones, US$204.9 millones más que el mismo periodo del año anterior (Ver Cuadro 1). Este escenario evoca nuevamente la discusión sobre el papel de la diáspora dominicana en el desarrollo productivo del país y, en especial, la función que pudiera desempeñar en la recuperación económica luego de la crisis provocada por la situación sanitaria, contexto que plantea varios retos y refuerza la idea del desarrollo de políticas públicas que puedan garantizar el fomento y avance de la inversión en el país por parte de los dominicanos residentes en el exterior. La inclusión productiva de la diáspora fue planteada en Diálogos sobre migración y Desarrollo en República Dominicana, donde se considera que es posible el buen aprovechamiento del capital humano, ahorro y capacidad de financiamiento de los dominicanos residentes en el exterior, como uno de los factores claves para continuar impulsando el crecimiento económico. Considerar la inclusión productiva de la diáspora puede tener especial impacto en los sectores de medios y bajos ingresos debido a que son los mayores receptores de remesas. Asimismo, al abordar esta temática debe considerarse la posibilidad de la transferencia de conocimiento dada la experiencia desarrollada en diversos sectores productivos por parte de los dominicanos residentes en el exterior (Fondo de la OIM para el Desarrollo, 2018).   Bibliografía   Banco Central de República Dominicana (2020). Sector Externo, Remesas familiares. Fondo de la OIM para el Desarrollo (2018). Diálogos sobre migración y desarrollo en República Dominicana . Santo Domingo. Portes, A. (2006). "Migración y desarrollo: Una revisión conceptual a la evidencia", en Conference Proceedings, 7.   Por Reyna Bartolomé Analista Cuantitativa de Estadísticas Migratorias Departamento de Investigación y Estudios Migratorios

INM RD realiza encuentro con los medios para presentar el plan de trabajo a cargo de la nueva dirección ejecutiva

Miércoles, 02 Septiembre 2020
Santo Domingo, República Dominicana. – 1 de septiembre de 2020.- El Instituto Nacional de Migración (INM RD) realizó un encuentro con los principales directores de medios e importantes comunicadores del país con el objetivo de presentar la agenda de trabajo que propone desarrollar su director ejecutivo, el investigador y sociólogo Dr. Wilfredo Lozano. En dicha exposición, el Dr. Lozano destacó que en el contexto de la crisis sanitaria y económica que atraviesa el país, el plan de acción estará principalmente enfocado en los dominicanos y dominicanas en el extranjero y el impacto económico de las remesas en la República Dominicana. En ese sentido, señaló que “El nuevo programa de trabajo del INM RD sitúa en un lugar privilegiado y prioritario el impacto de la presente crisis en la diáspora dominicana […]. Son varios los puntos estratégicos a partir de los cuales deben articularse políticas públicas hacia la comunidad dominicana en el exterior. Quizás el primer aspecto relevante de ese impacto es el de los flujos de remesas, seguido por la mayor dinámica del retorno migratorio de dominicanos residentes en el exterior hacia el país”. A la vez, manifestó que se debe replantear la cuestión migratoria, y, en consecuencia, un reposicionamiento de las políticas públicas. Asimismo, insistió en la importancia del fortalecimiento del marco institucional de la gobernanza migratoria que permita la eficaz aplicación de la Ley General de Migración 285-04, así como la estructura del Consejo Nacional de Migración (CNM), además de la consolidación de las relaciones interinstitucionales entre el IMN RD, la Dirección General de Migración (DGM) y el Ministerio del Interior y Policía (MIP). Entre otras prioridades del plan de trabajo, se destaca el papel de la Escuela Nacional de Migración en la formación de los recursos humanos y la gobernanza migratoria, por lo que propone impulsar un programa de maestrías en migración, políticas públicas y gobernanza migratoria conjunto a las universidades con las que se tiene acuerdos a la fecha. Por otro lado, el director ejecutivo del INM RD subrayó la necesidad de continuar fortaleciendo una cultura de tolerancia y respeto de los derechos humanos de las personas migrantes, y planteó la necesidad de buscar una solución a la regulación migratoria y el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE). El encuentro contó con la presencia de importantes figuras de la prensa nacional, como el Sr. Adriano Miguel Tejada, director del periódico Diario Libre; la Sra. Edith Febles, del programa El Día; el Sr. George Rodríguez Dabas, director de la emisora Súper 7 FM; la Sra. Julissa Cépedes, del programa Despierta con CDN; el Sr. Miguel Guerrero, del periódico El Caribe; el Sr. Pablo Mckinney, del programa Mckinney; el Sr. Rafael Menoscal Reynoso, director general de la revista País Dominicano Temático, y el Sr. Ruddy González, del programa Oye País.

Wilfredo Lozano, designado director general del Instituto Nacional de Migración (INM RD), mediante el Decreto 339-20, artículo 35

Miércoles, 02 Septiembre 2020
Santo Domingo, D. N. – 19 de agosto de 2020. – El presidente de la República Dominicana licenciado Luis Rodolfo Abinader Corona designó, mediante el Decreto 339-20, artículo 35, al sociólogo Wilfredo Lozano como director general del Instituto Nacional de Migración (INM RD) en sustitución de Florinda Genoveva Rojas Rodríguez, quien fungía como directora ejecutiva. Durante la gestión de la Dra. Rojas, se crearon las bases institucionales del INM RD, desarrollándose como una institución de investigación que ha contribuido al diseño de políticas públicas en el campo de las migraciones. Asimismo, inició la consolidación de la cooperación técnica con el Consejo Nacional de Migración (CNM). Además, en este periodo, desarrolló un cuerpo de académicos que ha realizado importantes contribuciones en campos relevantes del fenómeno migratorio, como es el caso de la gestión de la migración laboral, las acciones vinculadas a la lucha contra la trata y el tráfico de personas, los dominicanos y dominicanas retornados en condición de vulnerabilidad, la diáspora dominicana, entre otros temas prioritarios para el Estado dominicano y la sociedad en general. El INM RD puso en funcionamiento la Escuela Nacional de Migración (ENM), la cual ha hecho importantes contribuciones a la formación profesional del personal del Estado en quienes descansa la ejecución de las políticas migratorias. El acto de entrega y juramentación contó con la presencia del ministro de Interior y Policía, licenciado Jesús Vásquez Martínez, quien expresó que el Dr. Lozano “tiene un gran reto debido a que el Instituto forma parte de la estrategia de la política migratoria de la República Dominicana, por lo que deberá profundizar en un tema que nos ataña como nación y es relevante para el país”. En ese sentido, añadió que este tema queda en muy buenas manos. También señaló que ha formado un equipo para plantearle al presidente de la República la mejor política migratoria, defendiendo los intereses del pueblo dominicano. En sus palabras, Lozano agradeció por su designación al presidente de la República Luis Abinader e indicó su satisfacción por recibir de la Dra. Rojas, con quien ha colaborado durante mucho tiempo, la institución que ahora pasa a dirigir, “[…] lo que revela que en el Estado dominicano sí hay capacidad de continuación institucional”. De igual forma, manifestó que, en esta nueva etapa del organismo gubernamental, su gestión fortalecerá los núcleos estratégicos fundamentales de las migraciones: la importancia estratégica de la emigración, la diáspora dominicana y sus contribuciones al desarrollo de la económica por medio de las remesas, sobre todo, en el marco de la presente crisis sanitaria producto de la COVID-19. Insistió en que el INM RD continuará contribuyendo al fortalecimiento de las bases institucionales del Estado dominicano, y, en particular, del Gobierno de Luis Abinader. Expresó la necesidad de estabilizar y fortalecer el Consejo Nacional de Migración (CNM) y estrechar la cooperación con el Ministerio de Interior y Policía (MIP), y, en particular, con la Dirección General de Migración (DGM). El recién nombrado director general del INM RD destacó la importancia que cobra la investigación en las áreas nodales de los procesos migratorios en el presente contexto de la crisis sanitaria y económica, al tiempo que subrayó la necesidad de continuar robusteciendo los mecanismos que le permitan al Estado dominicano el control y la regulación ordenada de los flujos de inmigración y emigración. Finalmente, ponderó la importante contribución de la ENM en el camino de la creación de los recursos humanos calificados que ayuden a sostener la gobernanza migratoria en el país. Lozano, quien en el momento de la designación formaba parte del Consejo Asesor Editorial del INM RD, es sociólogo y especialista en Migraciones y Sociología Política. Realizó estudios de doctorado en el Colegio de México (1976-1980). De 1996 a 2004 fue Secretario General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Fundó y dirigió el Centro de Investigaciones y Estudios Sociales (CIES) de la Universidad Iberoamericana y fue coordinador académico del Programa de Formación y Gerencia Política promovido por la Universidad Iberoamericana, el Instituto Tecnológico de Santo Domingo y el movimiento cívico Participación Ciudadana. Ha sido investigador visitante de la Universidad Johns Hopkins en su Centro de Graduados en Sociología (Baltimore), la Universidad Nacional Autónoma de México, la Sede FLACSO México y el Centro de Estudios Iberoamericanos de la Universidad de Salamanca, entre otras instituciones. Ha sido consultor en materia migratoria y cooperación internacional. Además de sus artículos en revistas especializadas en ciencias sociales, ha publicado doce libros y catorce títulos en coautoría.