Noticias

La asistencia humanitaria somos todos. 19 de agosto, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Lunes, 13 Agosto 2018
Un desastre humanitario ocurre cuando un evento humano, económico o ambiental ―normalmente imprevisto― supera la capacidad de una comunidad para enfrentarlo. Estas situaciones de emergencia generan, en muchos casos, violencia, pérdida de vidas, desplazamiento de poblaciones y daños extensos a sociedades y economías. El número y la escala de estos complejos acontecimientos han aumentado con la proliferación e intensificación de conflictos civiles y naturales a nivel internacional al concebir algunas de las tragedias humanas más inquietantes de las últimas décadas. Por solo citar algunos casos, podríamos nombrar los desplazamientos producidos por la guerra en Siria; las hambrunas en Nigeria, Yemen y Somalia, que han puesto en riesgo de inanición a millones de personas; las consecuencias del cambio climático; la prolongada crisis económica, política y social de Venezuela que ha generado el mayor éxodo del país en toda su historia, entre muchas otras. Estas apremiantes realidades nos impulsan a pensar sobre la importancia de la asistencia humanitaria que está dirigida a atender las necesidades vitales de todos los afectados en situación de crisis, en especial a las personas con discapacidades, adultos mayores, menores de edad, migrantes, periodistas, mujeres y hombres en estado de vulnerabilidad. En general, todos los civiles atrapados en un conflicto deberían ser protegidos. Con la intención de reconocer al personal humanitario y a aquellos que perdieron la vida trabajando por dichas causas, la Asamblea General de las Naciones Unidas, como parte de la Resolución A /63/L.49, patrocinada por Suecia sobre el Fortalecimiento de la Coordinación de la Asistencia de Emergencia de las Naciones Unidas, conmemora todos los 19 de agosto desde el año 2009 el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria. Recordemos que nadie es una isla en sí mismo. Quienes llevan la ayuda necesitan todo el apoyo con el que puedan contar. Debemos exigir a los líderes del mundo que tomen medidas para proteger a los civiles en zonas de conflicto. Únase a la campaña los civiles #NoSonUnObjetivo militar y comience a ser parte de la solución. Por Jonathan Palatz Cedeño Encargado División de Relaciones Internacionales

Día Internacional de la Juventud. Juventud y migración

Lunes, 13 Agosto 2018
El Día Internacional de la Juventud, instituido por la Asamblea General de Naciones Unidas en el año 1995, es una ocasión propicia para seguir impulsando los espacios de reflexión y acción que tomen en cuenta el conjunto de expectativas de los jóvenes como agentes de transformación social en un contexto de cambios acelerados, experimentados en distintos niveles por el concierto de naciones, territorios y Estados. El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés) indica que el 24% de la población mundial tiene edades que van de los 10 a los 24 años. Ese mismo rango de edad varía según las condiciones socioeconómicas, educativas y el patrón reproductivo en cada región y grupo de países. Por ejemplo, ese mismo grupo de edad asciende a un 24% de la población en los países menos desarrollados y se ubica en un 17% en los países de ingresos altos. Esas diferencias en términos demográficos implican grandes retos en el futuro inmediato por la tasa de dependencia por edad de la población infantil y envejeciente, y el mercado laboral y la seguridad social, atendiendo al grado de desarrollo experimentado por los países. Además de las diferencias en términos demográficos de los países, otros factores están influyendo preponderantemente en los flujos migratorios de la población joven, tales como las condiciones económicas, sociales y políticas. También, las innovaciones tecnológicas en las áreas de la información, las comunicaciones y los medios de transporte colectivo están reforzando la expansión acelerada de los mercados a través del intercambio de mercancías y los flujos de personas. Es notorio que el desarrollo científico y técnico se está produciendo de manera desigual entre los territorios a escala planetaria agravando de forma considerable el reparto inequitativo de las riquezas materiales y culturales a lo interno de los Estados. Además, las políticas públicas orientadas al sector juventud no parecen estar teniendo impactos significativos para incidir en la emigración en situación de riesgo de millones de jóvenes que asumen el proyecto migratorio como única alternativa a su estrategia de realización personal y familiar. En ese orden, cabe destacar que la encuesta regional “Barómetro de las Américas” del 2017 reveló que más del 60% de las/los jóvenes dominicanas/os en edades comprendidas entre los 18 y 25 años, tienen intenciones de ir a trabajar o vivir a otros países. Ese dato es un llamado a la atención que requiere una lectura para la definición de políticas que garanticen mayores oportunidades para la inclusión social de los jóvenes y unas condiciones seguras al momento de emprender voluntariamente una experiencia migratoria transnacional. En adición, los jóvenes son ineludiblemente la garantía para impulsar, mediante nuevos paradigmas y enfoques, el desarrollo integral propuesto en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, sus 17 objetivos y 169 metas. El logro exitoso del cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible conlleva reconocer en la práctica y conceptualmente que la juventud como categoría no es homogénea ni monolítica debido a las desigualdades territoriales, sociales, económicas, de género, étnica, entre otros aspectos que imponen necesidades, aspiraciones e intereses diversos y contrapuestos. En conclusión, la participación de las y los jóvenes en todos los órdenes demanda superar la visión de tutelaje para dar paso a un diálogo intergeneracional que haga posible la construcción colectiva de respuestas humanísticas para afrontar los desafíos que impone la mundialización y mercantilización de todas las manifestaciones de la vida en sociedad para transitar a otro mundo posible donde predominen los valores de igualdad y solidaridad y respeto entre los seres humanos.   Juventud, ¿sabes que la tuya no es la primera generación  que anhela una vida plena de belleza y libertad? Albert Einstein  Por: Manuel Heredia Coordinador Curricular y Docente de la Escuela Nacional de Migración

La Dra. Florinda Rojas, directora ejecutiva del INM RD, diserta sobre mujeres refugiadas, entre la guerra y la paz en la VI Feria Internacional del Libro Domínico-Hispano, Orlando, Florida.

Lunes, 13 Agosto 2018
En el marco de la VI Feria Internacional del Libro Domínico-Hispano realizado en Orlando, Florida, en julio pasado, la Dra. Florinda Rojas, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana (INM RD), disertó con el ensayo “Mujeres refugiadas, entre la guerra y la paz”, escrito en 1998 mientras se encontraba como representante regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) con sede en Ciudad de México.  La Dra. Rojas señaló que se inspiró luego de estar al frente de albergues para refugiados en Centroamérica, África y Europa y presenciar la situación que viven algunas mujeres bajo esta condición: “Tras mi experiencia en campamentos de refugiados y ser testigo de la situación, me motivé a escribir sobre la realidad de estas mujeres de países centroamericanos, así como en la región sur de África, específicamente en Zambia, y la conmoción que me produjo el conflicto en Europa del Este frente a las denuncias hechas contra los grupos en guerra que usaban a las mujeres como instrumentos para la limpieza étnica a través de múltiples violaciones sexuales”. De acuerdo al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) el número de refugiados que ha huido de sus países para escapar de los conflictos y la persecución asciende aproximadamente los 25,4 millones de los 68,5 millones de personas desplazadas por la fuerza a finales de 2017, lo que equivale a 44,500 personas cada día o una persona cada dos segundos. En ese sentido, la Dra. Rojas añadió que: De estas cifras al menos la mitad de las personas desarraigadas son mujeres adultas y niñas que no cuentan con la protección de hogares y Gobiernos. En muchos casos de estructuras familiares tradicionales, las mujeres se encuentran con frecuencia en situaciones de vulnerabilidad, pues se enfrentan a los rigores de largas jornadas de camino hacia el exilio, al acoso o la indiferencia oficial, y, con frecuencia, al abuso sexual, incluso, una vez que han alcanzado un lugar aparentemente seguro. Las mujeres no solo deben lidiar con estas amenazas personales y la consecuente estigmatización social que muchas veces acarrea, sino que deben encargarse de la seguridad física, el bienestar y la supervivencia de sus familias. De acuerdo al ensayo las mujeres son el centro de la trata con fines de explotación sexual, sobre todo, cuando los explotadores saben que viajan solas, lo que sucede en muchos de los casos. “Para quienes trabajamos en favor del respeto a los derechos humanos es una obligación fundamental visibilizar la situación de las personas refugiadas en el mundo, haciendo foco en el especial contexto de vulnerabilidad que afrontan las mujeres que deben dejar sus países a causa de los conflictos armados, las persecuciones y las violaciones de sus derechos humanos”, expresó la perita con más de 20 años de experiencia. Asimismo, adicionó la importancia del rol de las mujeres como responsables de contribuir a las negociaciones de paz y la necesidad de incluir la perspectiva de género en las negociaciones de resolución de conflictos armados como en el proceso de paz, designando una mayor cantidad de mujeres como representantes y ampliar su papel en las operaciones de mantenimiento de la paz. “[…] cuando los países bajo conflicto pasan por transiciones políticas de éxito, se observa que los acuerdos de paz que se derivan de las negociaciones son mucho más duraderos en el tiempo si incluyen una perspectiva de género en su mandato”, concluyó la Dra. Rojas. Tras la conferencia la experta en temas migratorios fue reconocida como “Huésped Distinguida” por Buddy Dyer, alcalde de la ciudad de Orlando y Tony Ortiz, comisionado del Distrito 2 de esa ciudad. El lauro fue entregado por Luis Martínez, director de Asuntos Multiculturales de la Alcaldía de Orlando.

Expertos de México imparten módulo sobre Gestión y Gobernanza Migratoria en diplomado del Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana (INM RD)

Miércoles, 18 Julio 2018
Como parte de la iniciativa MIgration EU eXpertise (MIEUX) de la Unión Europea (UE) implementada por el Centro Internacional para el Desarrollo de Políticas Migratorias (ICMPD) Santo Domingo, R.D. Jueves, 12 de julio de 2018.- La Escuela Nacional de Migración, área de formación didáctica del Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana (INM RD), en el marco del Diplomado Migración Internacional y Gestión Migratoria impartió el módulo Gestión y Gobernanza Migratoria a cargo de expertos mexicanos, quienes proporcionaron a los participantes una base teórico-práctica acerca del diseño, implementación, seguimiento y evaluación de políticas públicas migratorias con enfoque de derechos humanos. La sección del diplomado, que tiene como fin que sus participantes se conviertan en agentes transformadores en los procesos de política y gestión migratorias, estuvo dirigido a inspectores, oficiales de control migratorio, personal de la Dirección General de Migración (DGM) y funcionarios del Ministerio de Interior y Policía (MIP), el Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX), Ministerio de Trabajo, Ministerio de Turismo, la Junta Central Electoral y el Instituto Nacional de Migración (INM RD). Asimismo, estuvo encabezada por los docentes Salvador Berumen Sandoval, director general adjunto de Política Migratoria, y Jessica López Mejía, directora de Políticas para la Protección e Integración de Migrantes de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación de México. La actividad, que contribuye al desarrollo de la gobernanza migratoria en República Dominicana, forma parte de la iniciativa MIgration EU eXpertise (MIEUX) financiada por la Unión Europea (UE) e implementada por el Centro Internacional para el Desarrollo de Políticas Migratorias (ICMPD). Desde febrero del año 2016 esta iniciativa asiste al INM RD a través de la provisión de colaboraciones técnicas al ser esta actividad la quinta de un conjunto de siete planificadas. Alfred Woeger, coordinador de la iniciativa MIEUX para América Latina y el Caribe, señaló que: “promovemos la cooperación internacional en materia de gestión migratoria entre países con un enfoque especial a la protección de derechos humanos. Uno de los importantes mensajes de este módulo es que las políticas migratorias deberían estar basada en evidencias, diseñadas en el marco de un proceso integral y sustentable”. De acuerdo al MIEUX, a partir de esta experiencia los asistentes podrán identificar las tendencias y retos de la migración en el contexto global y regional, comprender los alcances del concepto de gobernanza migratoria, entender los factores y determinantes que permitieron a México transitar hacia una nueva política y gestión migratoria, conocer las bases de la política migratoria de ese país e identificar las buenas prácticas del Estado mexicano en materia migratoria, para de esta forma aplicar los conocimientos adquiridos a la realidad migratoria de República Dominicana.                                                                                                                                                

Padre migrante

Miércoles, 18 Julio 2018
Son múltiples las causas que motivan u obligan a un padre de familia a dejar su lugar de origen de manera temporal o permanente. Estas deben ser analizadas desde un enfoque de derechos humanos debido a que el fenómeno migratorio implica retos y desafíos para los migrantes que permanecen lejos de la familia, la cual se ve afectada significativamente al ser la célula fundamental de la sociedad.    Entre las causas que motivan a estos padres a migrar está el deseo y la necesidad de brindar una mejor calidad de vida a la familia. Al respecto, hallazgos de diversas investigaciones sobre la temática coinciden en que la causa principal de la migración en los hombres es de índole económica, y que los demás miembros de la familia lo hacen, principalmente, por reunificación familiar. Independiente del motivo que justifique la movilidad, la ausencia de la figura paterna puede provocar que la estructura y los vínculos familiares se vean afectados, ya que la distancia no solo incide en los que se van, sino también en los que se quedan. En este sentido, la Organización de Naciones Unidas indicó en 2011 que debido a la ausencia de los padres la estabilidad familiar es un reto, independientemente de todas las herramientas tecnológicas de comunicación que existen hoy día, y destacó que la presencia del padre o figura paterna ejemplar es indispensable, ya que la ausencia de este afecta el grado de desarrollo intelectual y emocional de todos los miembros de la familia, especialmente de los hijos.[1]  Cabe destacar que, de acuerdo con el Informe Las migraciones en el mundo 2018 presentado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el número de migrantes internacionales se incrementó en un 49% comparado con el año 2000 al alcanzar los 258 millones en todo el mundo.[2]   En la República Dominicana, según la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI-2017) el 61.6% del total de la población inmigrante (570,933) es masculino. Aunque la presencia de las mujeres en los movimientos migratorios es muy notaria, la de los hombres continúa siendo más dinámica.[3] Lo cierto es que gracias a los esfuerzos de estos padres migrantes muchas familias han logrado salir de la pobreza extrema, acceder a una mejor educación y servicios de salud, entre otros grandes beneficios.[4]     Por Elian Rosario Martinez Analista de Investigación del Departamento de Investigación y Estudios Migratorios (DIEM) Instituto Nacional de Migración (INM RD)   [1] Ver Informe sobre el papel de los hombres en las familias, disponible en http://www.un.org/en/development/desa/news/social/men-in-families.html [2] Ver Informe sobre las migraciones en el mundo 2018, disponible en http://publications.iom.int/system/files/pdf/wmr_2018_sp.pdf?language=fr [3] Ver Versión resumida del informe general de la ENI-2017, disponible en Users/Investigacion/Downloads/Informe%20Avance%20de%20resultados%20ENI%202017%20(1).pdf [4]Ver Informe sobre migración y remesas del Banco mundial, disponible en https://www.bancomundial.org/es/topic/migrationremittancesdiasporaissues    

Volvamos a humanizarnos, seamos mejores

Miércoles, 18 Julio 2018
Por Valeria Castillo Pasante Escuela Nacional de Migración Ser mejores cada día. Con nosotros mismos. Con quienes están a tu lado. Incluso, con quienes no conoces. Muchas personas no lo saben, pero a eso somos llamados cada 18 de julio con la celebración del Día Internacional de Nelson Mandela. Una interpelación que debiera ser constante, en cada momento, como una especie de mantra. Un homenaje que se inició en vida de este gran líder mundial por parte de Naciones Unidas y que busca reconocer el aporte que realizó “a la cultura de la paz y la libertad”. Fueron años de lucha contra la política del apartheid que era guiada y alimentada por el racismo y que sumió a la nación africana en una división abismal y violenta. Los libros de historia plasman esta época y el mundo recuerda las lecciones aprendidas desde la labor que se realizó a favor de la unión, tal como lo hizo Nelson Mandela en ese entonces. Sin embargo, aún perduran matices de tiempos pasados, porque hoy el racismo continúa. Y lo hace de maneras distintas, grotescas y/o sutiles; adopta nuevas formas e incluso suele asociarse a grupos específicos. El racismo es “toda actitud ofensiva y/o discriminatoria respecto de una categoría de individuos clasificada con arreglo a su procedencia territorial y a su identidad étnica o racial”.[1] La pregunta es ¿en qué momento se cruza con la migración? Según la declaración de Durban de 2001 (Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia) la xenofobia contra los migrantes es una de las principales fuentes del racismo contemporáneo.[2] Si continuamos profundizando, podemos encontrar que en esta ecuación los prejuicios toman un rol protagónico, ya que son la forma más común de expresión del racismo, y se definen como “una actitud negativa respecto de un grupo socialmente determinado y respecto de cualquier individuo considerado como miembro de dicho grupo”.[3] Frases como “los migrantes son sucios” o “no quiero sentarme al lado de un negro” se repiten a diario y son acompañadas de actitudes que van en la misma línea. Hay una deshumanización, y, muchas veces, no somos conscientes de ello, pero no por eso deja de existir. Incluso, acorde a Naciones Unidas, en este sentido los migrantes suelen ser discriminados en vivienda, educación, salud, trabajo o seguridad social; y si pensamos de manera global, hay un universo de más de 250 millones de migrantes en la actualidad, de los cuales un número importante podría estar siendo afectado por esta realidad. Tenemos un llamado claro este 18 de julio: actuar siempre por la paz y la libertad. Dejar atrás creencias que nacieron en siglos pasados que allí debieran quedarse. Asimismo, lo dijo Nelson Mandela ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 3 de octubre de 1994: “Debemos garantizar que el color, la raza y el género sean sólo un don dado por Dios a cada uno de nosotros y no una marca o un atributo indeleble que otorgue a algunos una condición especial”.[4] Este es el momento para pensarnos de nuevo como sociedades; para decir no al racismo y la xenofobia. Actuemos y/o denunciemos si somos testigos de situaciones que vayan en detrimento de otros, especialmente de grupos que suelen ser más vulnerables, como es el caso de los migrantes. Hoy se nos pide ser mejores y ver las diferencias como un factor de riqueza. Todos somos seres humanos, así que…volvamos a humanizarnos.       [1] “Hablar y dejar de hablar (Sobre racismo y xenofobia)”, Martín,  Luisa; Gómez, Concepción; Arranz, Fátima; Gabilondo, Angel, página 65, España, 1994. [2]  Declaración y Programa de Acción de Durban, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, mayo, 2002. http://www.oas.org/es/sla/ddi/docs/afrodescendientes_instrumentos_internacionales_declaracion_programa_accion_durban.pdf   [3] “Hablar y dejar de hablar (Sobre racismo y xenofobia)”, Martín,  Luisa; Gómez, Concepción; Arranz, Fátima; Gabilondo, Angel, página 67, España, 1994. [4] Declaración de Nelson Mandela ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, 3 octubre de 1994. http://www.un.org/es/events/mandeladay/pdfs/declaracion_mandela_03octubre1994.pdf  

30 de julio. Día Mundial de la Dignidad de las Víctimas de la Trata de Personas

Miércoles, 18 Julio 2018
Por: Jonathan Palatz Cedeño La trata de personas es un delito grave y una violación de los derechos humanos fundamentales que afecta a millones de personas alrededor del mundo. Cada año, hombres, mujeres y niños caen en manos de traficantes inescrupulosos que, aprovechándose de su situación de vulnerabilidad, les arrebatan su libertad bajo el yugo de la explotación laboral y sexual. De la necesidad de combatir estos graves delitos nace la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), garante de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus Protocolos, cuyo objetivo central es ayudar a los Estados en sus esfuerzos para prevenir, reprimir y castigar el tráfico de personas. El artículo 3, párrafo (a) del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas define esta como: […] la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.[1] Es de destacar que la mayoría de las víctimas son mujeres y niños en situación de vulnerabilidad, sentenciados a una vida de sufrimiento, explotación sexual y trabajo forzado en condiciones cercanas a la esclavitud. El Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Trata de Personas Especialmente Mujeres y Niños asiste a las víctimas de este tipo de delito, quienes al ser liberadas necesitan ayuda para recuperar sus derechos y reintegrarse en la sociedad. Como ciudadanos debemos ejercer presión para que todos los países ratifiquen y apliquen plenamente la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su protocolo adicional sobre la trata de seres humanos. De esta forma, se lograría, a través de la cooperación transfronteriza y el intercambio de información, ser más efectivos en la lucha contra la trata de personas, para lo cual es necesario, también, abordar las causas de fondo como la pobreza extrema, la fuerte desigualdad y la falta de educación y oportunidades, situaciones que crean vulnerabilidades que los traficantes no dejan de explotar. Para concluir, debemos recordar que la República Dominicana en su Resolución 492-06 aprobó el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional de fecha 15 de noviembre de 2000. Por lo tanto, nuestro Gobierno tiene la responsabilidad de luchar contra estos crímenes tanto al investigar y procesar a los perpetradores como al implementar medidas preventivas, esfuerzos a los cuales se suma el Instituto Nacional de Migración mediante investigaciones especializadas y acciones formativas en pro de contribuir a combatir este flagelo.   [1] Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. [En línea] Disponible en: https://www.ohchr.org/documents/professionalinterest/protocoltraffickinginpersons_sp.pdf  

Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana sensibiliza a su personal sobre temas éticos

Miércoles, 18 Julio 2018
En el Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana (INM RD) estamos comprometidos con el buen hacer en la gestión pública, por lo que ponemos todo el empeño para crear una cultura basada en valores. Muestra de ello es el excelente trabajo realizado por los miembros de la Comisión de Ética Pública (CEP-INM RD), encabezada por su coordinadora general, Lcda. Michel Martínez, en la elaboración del Plan de Trabajo del año 2018. En este sentido, cuenta con la asistencia de varias instituciones con el fin de sensibilizar a nuestros colaboradores/as sobre la ética y su impacto en las organizaciones en general y en los individuos en particular.   Somos parte de un conjunto, y nuestra forma de conducirnos contribuye a crear instituciones fuertes y creíbles, donde todos/as debemos tener claro qué es correcto y qué no, porque nuestro comportamiento y actitud impactan de manera directa en el desempeño institucional.  En ese sentido, el pasado mes de junio contamos con la colaboración del Lcdo. Marcial Almonte, asesor de capacitación en Ética e Integridad de la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental (DIGEIG), con quien se sostuvo un interesante encuentro sobre ética institucional, personal, profesional y ciudadana. La Comisión de Ética considera la sociabilización y sensibilización de estos temas de suma importancia para el buen desempeño de la función pública, porque de esta forma se promueven las buenas prácticas, se pone de manifiesto el compromiso de todos en crear una sociedad mejor y más justa, pero, sobre todo, se reconocer el valor del buen hacer en la gestión pública. Este conversatorio, realizado en la Escuela Nacional de Migración, es parte de un conjunto de actividades programadas durante todo el año por la Comisión de Ética Pública del INM RD.  

Día Internacional de las Remesas

Viernes, 15 Junio 2018
Por: José J. Castillo Javier. Analista de Investigación.  El 16 de febrero de 2015, la Federación Internacional de Desarrollo Agrícola, agencia especializada en el desarrollo de las comunidades rurales de la Organización de las Naciones Unidas, instituyó el Día Internacional de las Remesas a través de una resolución aprobada por unanimidad por los países miembros de su Consejo de Gobierno.[1] A partir de entonces, cada 16 de junio las familias receptoras de remesas, y progresivamente las organizaciones dedicadas a las transferencias financieras internacionales, los organismos gubernamentales, intergubernamentales y multilaterales presentan su apoyo a este día por medio de actividades que promuevan la importancia de las remesas. Con la celebración de un día dedicado a las remesas se espera que se reduzcan sus costos de envíos y dar a conocer su importancia para el desarrollo económico de los países. En efecto, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas se ha hecho eco de la designación de este día, y por medio de su resolución 71/237 sobre Migración y Desarrollo del 21 de diciembre de 2016 se han destacado los múltiples aportes de las remesas al desarrollo de las economías nacionales y, consecuentemente, al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 instaurada a partir de la Resolución 70/01. Conforme destaca la Federación Internacional de Desarrollo Agrícola en su resolución 189/38, las remesas impactan positivamente la dinámica de las comunidades que las reciben transformando principalmente las condiciones de acceso a la educación, vivienda, alimentación, y mejorando las oportunidades de ahorro e inversión.  ¿Por qué son importantes las remesas? Como han reconocido los organismos y agencias internacionales las remesas contribuyen al bienestar de quienes las reciben, ya que se estima que alrededor del 75% de los fondos recibidos por concepto de remesas son empleados por las familias receptoras para cubrir necesidades básicas. El Día Internacional de las Remesas busca llamar la atención no solo hacia la importancia de las remesas como herramienta del desarrollo, sino también a visibilizar aquellas situaciones que deben mejorar a los fines de expandir el potencial de estas transferencias financieras que realizan las personas migrantes a sus comunidades de origen.   [1] Ver la resolución 189/XXXVIII de la Federación Internacional de Desarrollo Agrícola, disponible en: https://webapps.ifad.org/members/gc/38/docs/spanish/GC-38-Resoluciones.pdf, última consulta del 16 de mayo de 2018 a las 2:49 p. m.

Migrantes ambientales: la gran deuda pendiente

Viernes, 15 Junio 2018
Por Valeria Castillo Cada año somos testigos de noticias que muestran diversos desastres naturales y cómo estos afectan diferentes zonas del planeta. Huracanes, terremotos, inundaciones, erupciones y otros fenómenos dañan enormemente al ser humano y otras especies animales y vegetales. Además de tener que lamentar pérdidas de vidas y perjudicar la economía, también provocan la migración de poblaciones que deben desplazarse constantemente debido al calentamiento global. La conmemoración por el Día Internacional del Medio Ambiente, celebrada el pasado 5 de junio, permite traer a colación esta temática no solo por una cuestión de alcance, sino porque es la gran deuda pendiente que tienen los líderes internacionales con millones de personas en todo el mundo y es precisamente un tema de debate este año. Cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) muestran que en 2016 hubo 65 millones de desplazados en el planeta, el mayor número desde la Segunda Guerra Mundial. De ellos, 24 millones se desplazaron por desastres climáticos. Es decir, “los peligros relacionados con el clima provocaron la mayoría de todos los nuevos desplazamientos”, incluso superiores a los causados por conflictos violentos (datos del Internal Displacement Monitoring Centre o Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos). En este escenario, República Dominicana también se ve afectada al reportar 50 mil personas desplazadas ese mismo año por distintas causas climáticas, entre ellas, huracanes. Datos que se deben considerar por ser la octava nación con mayor vulnerabilidad al fenómeno del cambio climático, según el Índice de Riesgo Climático Global 2015. Quizás muchos se preguntan cuál es la relación entre migración y medio ambiente. Y es que ambos fenómenos están estrechamente ligados, especialmente en las últimas décadas, pues el planeta ha presentado uno de los mayores deterioros a causa del consumo desmedido del ser humano. Las personas que viven en zonas rurales son las más afectadas, ya que deben migrar, en la mayoría de los casos, dentro del mismo país, debido a las malas condiciones de su entorno: daño en los suelos, contaminación, desechos industriales, falta de recursos, calentamiento global y, por supuesto, desastres naturales. Así, nos encontramos con lugares donde antes se podía llevar una vida normal y hoy hay sequías, crisis alimentaria, escasez de agua, extinción de animales y vegetales, lluvias, crecimiento del nivel del mar e inundaciones, entre otros tantos problemas. Siria es el caso actual más emblemático, ya que antes de la guerra de 2011 alrededor de 1,5 millones de personas que vivían en zonas rurales se desplazaron hacia Alepo y Damasco motivados por una sequía que hizo imposible el desarrollo de la agricultura y la ganadería. La situación dejó en total 800 mil granjas abandonadas. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) también reconoce el estrecho vínculo entre ambos fenómenos. Dina Ionesco, responsable de la División de Migración, Medio Ambiente y Cambio Climático de la entidad, dijo que “Si hoy invertimos en la protección de nuestro medio ambiente, podremos reducir los riesgos de desplazamiento para las generaciones futuras que podrían originarse por el cambio climático y la degradación del medio ambiente”. Se habla de deuda pendiente porque, en primer lugar, no hay consenso internacional que determine si estos millones de personas son migrantes, refugiados o desplazados ambientales o climáticos.  Estos conceptos buscan referirse a lo mismo: un sinnúmero de afectados que deben desplazarse forzosamente por efectos del cambio climático y el calentamiento global. Ante la falta de definición formal o jurídica no pueden defenderse en términos de legislación internacional, pues esta solo protege a quienes se refugian por situación de guerra o persecución. En este sentido, la definición está obsoleta, pues se remonta a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 que deja fuera de un marco legal a los migrantes ambientales. A esto se suma que, en algunos casos como el de República Dominicana, existe un bajo número de investigaciones que revelan esta realidad y hay poca discusión pública que ponga en agenda un tema que crece y se repite cada año. Sin embargo, siempre hay esperanza. Existen Gobiernos que, obviando la falta de resguardo jurídico internacional, intentan adelantarse al gran desastre que se avecina. Nueva Zelanda, por ejemplo, tiene en proyecto proponer una visa humanitaria especial para los habitantes de las islas del Pacífico que deben migrar por el aumento del nivel del mar. Aunque no hay fechas concretas ni tampoco certeza de ser aprobado, es un gran avance que busca convertir en emergencia regional. Al mismo tiempo, algunos países han ofrecido visas humanitarias por desastres naturales como ocurrió con Estados Unidos tras el terremoto de Haití de 2010, una protección temporal que hace unos meses Donald Trump extendió solo hasta julio de 2019. Este año se discute el Pacto Mundial sobre la Migración, el primer acuerdo global de este tipo. Si bien “no será un tratado formal y tampoco impondrá obligaciones vinculantes para los Estados”, tal como señaló Antonio Guterres, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, “es una oportunidad sin precedentes y también deberíamos tomar medidas mediante la asistencia para el desarrollo, las iniciativas de mitigación del cambio climático y la prevención de conflictos para evitar esos grandes movimientos de población no regulados en el futuro. La migración no debería significar sufrimiento”. De momento, el reloj corre al igual que el daño que hacemos al medio ambiente todos los días. No hablamos solo a escala global, también debemos considerar los pequeños “aportes” individuales en la materia como botar un papel en la calle, arrojar una botella al mar, dejar correr el agua, no apagar las luces, usar excesivamente las bolsas y otros tipos de plástico, entre muchas otras acciones negativas que afectan el entorno. Estos actos están matando a los animales, la flora y también a los seres humanos. Se estima, incluso, que en 2050 existan 200 millones de personas desplazadas por desastres naturales. De ahí la importancia de hacer conciencia individual y colectiva, exigir cambios a los Gobiernos y doblarle la mano al futuro que a la fecha vislumbra un desastre para quienes están más expuestos a los embates del calentamiento global.  

Reforzando la seguridad en gestión migratoria

Viernes, 15 Junio 2018
Por Valeria Castillo Cartagena Pasante Escuela Nacional de Migración La Escuela Nacional de Migración realizó durante el mes de mayo talleres de capacitación a unidades del Ministerio de Defensa. Se efectuaron cuatro encuentros en los puntos fronterizos de Jimaní, Barahona, Elías Piña y Dajabón a cargo de Keila Santos, coordinadora de Calidad de los Procesos Educativos. Los talleres buscan otorgar herramientas que ayuden al personal público en cuanto a los procesos migratorios. Al respecto, Keila Santos señaló que “el objetivo es emplear las técnicas de examinación de documentos de viaje o identidad para determinar su falsedad, alteración ilegal o utilización fraudulenta al momento de la inspección de un pasajero o inmigrante”. De igual forma, las sesiones abordaron temas como la distinción de rasgos faciales y distintas medidas de seguridad en materia de documentación, entre otros. Las capacitaciones se realizaron en colaboración con el J-3 Planes y Operaciones del Estado Mayor Conjunto y congregaron a un total de 120 personas pertenecientes al Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront), personal del Ejército Nacional, de la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor, entre otras entidades del Ministerio de Defensa. Todos ellos participaron de manera activa en los talleres, dando a conocer sus propias experiencias en el terreno y logrando completar la práctica diaria con estos nuevos conocimientos teóricos.    

Presentan informe “Cómo los inmigrantes contribuyen a la economía de la República Dominicana”

Viernes, 15 Junio 2018
De izquierda a derecha Dolores Romeo, jefa de la Sección de Política, Comunicación y Prensa de la Delegación de la Unión Europea en la República Dominicana; Francesco Carella, especialista en Migración Laboral de la Oficina de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana; Florinda Rojas, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana; Sebastián Nieto, jefe adjunto de la Unidad para América Latina y el Caribe, Centro de Desarrollo de la OCDE y Roberto Liz, director general de Desarrollo Económico y Social del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.   Informe realizado por el Centro de Desarrollo de la OCDE y la Organización Internacional del Trabajo con la colaboración de la Comisión Europea y el apoyo del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo y el Instituto Nacional de Migración de República Dominicana Santo Domingo, R.D. Martes, 12 de junio de 2018- Con el objetivo de ayudar al país a elaborar políticas públicas migratorias eficaces para el impulso de la economía y manifestar el aporte de las personas inmigrantes en el desarrollo local se realizó la puesta en circulación del informe Cómo los inmigrantes contribuyen a la economía de la República Dominicana. El documento elaborado por el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con la colaboración de la Unión Europea, fue presentado en República Dominicana con el apoyo del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD) y el Instituto Nacional de Migración (INM RD). Este informe consiste en un análisis documental y de exploración de diversas fuentes de datos para determinar cómo los inmigrantes contribuyen a la economía del país. El eje principal del análisis, que cuenta con la asociación de 10 países (Argentina, Costa Rica, Côte d'Ivoire, Ghana, Kirguistán, Nepal, República Dominicana, Ruanda, Sudáfrica y Tailandia), tiene como enfoque la inserción de la mano de obra inmigrante en los mercados laborales y su vínculo con las políticas migratorias, el capital humano, el desarrollo económico y las finanzas públicas. El informe surge del proyecto “Evaluación de la contribución económica de la migración laboral en los países en desarrollo como países de destino”, que busca proveer evidencia empírica –tanto cuantitativa como cualitativa– sobre las múltiples formas en que los inmigrantes ejercen un impacto en sus países de acogida. De acuerdo a la investigación, en 2007, el último año del que se disponía de datos, los inmigrantes hicieron una contribución fiscal neta positiva y mayor que la de la población nativa. Esto se debe a que los inmigrantes pagaron más en impuestos indirectos y costos, pero se beneficiaron menos del gasto público en prestaciones de seguridad social, asistencia social y educación. Este resultado sugiere que la inmigración no representó una carga fiscal para la República Dominicana. “Son muchos los datos significativos que vamos a encontrar en los informes realizados por la OCDE y la OIT respecto a la contribución de los inmigrantes al desarrollo de los diferentes países como, por ejemplo, que más de un tercio de los inmigrantes internacionales residen en países en desarrollo y que la inmigración aporta de manera sustantiva el crecimiento socioeconómico de los países con ingresos bajos y medios, a pesar de que, en muchos casos, se tiene una percepción contraria”, expresó la doctora Florinda Rojas, directora Ejecutiva del Instituto Nacional de Migración (INM RD). El INM RD contribuyó durante la realización de la investigación con observaciones y recomendaciones al documento original realizadas por un equipo multidisciplinario de su Departamento de Investigación y Estudios Migratorios. En ese sentido, la doctora Rojas expresó que en términos generales el documento sigue la aproximación a los aportes de la inmigración a la economía dominicana presentes en el Perfil Migratorio de República Dominicana realizado por el INM RD y la OIM en el año 2017. De igual forma, se refirió a que los tiempos de elaboración del documento no hicieron posible que se utilizara la Encuesta Nacional de Inmigrantes ENI-2017, cuyo informe fue presentado recientemente por la Oficina Nacional de Estadística (ONE) y otras instituciones participantes. Recalcó, además, que una mirada a los datos que ofrece la ENI-2017 podría servir para contrastar las opiniones expresadas con los niveles de conocimiento que ofrece la ENI-2012. Por su parte, Sebastián Nieto Parra, jefe adjunto de la Unidad para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE, planteó los principales hallazgos y recomendaciones concernientes a República Dominicana y cómo el informe proporciona un análisis sin precedentes de la contribución de los trabajadores inmigrantes a la economía. Asimismo, recalcó como “este evento de lanzamiento es una oportunidad para el diálogo entre responsables de políticas públicas, representantes de la academia, la sociedad civil y organismos internacionales. Además, busca compartir los principales hallazgos del proyecto y las recomendaciones políticas desde una perspectiva comparativa, y destacar las lecciones que se pueden aprender de la experiencia dominicana y lo que la República Dominicana puede aprender de la experiencia de otros países”. El acto de apertura contó también con las palabras de bienvenida de Francesco Carella, especialista en Migración Laboral de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana; Dolores Romeo, jefa de la Sección de Política, Comunicación y Prensa de la Unión Europea en la República Dominicana y Roberto Liz, director general de Desarrollo Económico y Social del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo. Durante el evento se realizaron sesiones con los principales actores involucrados para discutir los puntos de interés sobre el desarrollo de los y las migrantes en los países para una solución práctica y factible. Informe disponible dando click aquí.

Día Internacional del Trabajo

Martes, 15 Mayo 2018
El primero de mayo se conmemora la victoria que obtuvieron los mártires de Chicago en medio de una sociedad que oprimía la clase trabajadora. Las fábricas y talleres que aumentaban cada día a raíz de la Revolución Industrial recibían las personas que abandonaban las tareas propias del campo para insertarse como obreros en la industria. Muchas de ellas eran migrantes laborales. Los empleadores de la época eran grandes señores que ostentaban altos niveles de poder político y económico. Protegían sus propios intereses en detrimento de la clase trabajadora. Las grandes acumulaciones de capital sobre la base de la explotación obrera era la norma común de la época.  A esto se le suman las condiciones laborales decadentes, jornadas de trabajo de hasta 18 horas y salarios deplorables. Por esta razón, los héroes de Chicago se levantan como activistas de una lucha que culmina con la reivindicación de la clase obrera. Actualmente, esta fecha se celebra en más de 80 países en homenaje a la reivindicación de los derechos de los trabajadores y como día mundial de las movilizaciones sindicales. Los avances desde mayo de 1886 hasta la actualidad han sido muchos. Sin embargo, aún hoy existen las represiones a las organizaciones sindicales. Actualmente, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) registra 3,308 casos sobre violaciones a las libertades sindicales. Más del 50% de estos ocurren en los países de Asia y el Pacífico. El empleo actual Según datos de la Encuesta Nacional de Inmigrantes (EN-2017) la población de origen inmigrante mayor de 10 años que vive en el país asciende a 656,171 personas, de entre los cuales 64.4% se encuentran ocupadas. Las ramas de actividad económica que presentan la mayor concentración de migrantes ocupados son la agricultura, la ganadería, la silvicultura y la pesca. Según los resultados de esta encuesta el aumento de la inmigración en el país ha sido motivado por el empleo, y cerca del 80% de los inmigrantes se encuentra entre los 15 y 45 años. Según estimaciones de la OIT, la proporción de la población mundial en edad de trabajar con acceso a un empleo era de 58.5% al mes de noviembre de 2017, y de 58.8% en el caso de América Latina y el Caribe. Según esta fuente en América Central 59.7% de la población en edad de trabajar tiene acceso a un empleo. En el caso específico de la República Dominicana las estimaciones de la OIT muestran que la población mayor de 25 años que tenía acceso a un empleo en el año 2000 era de 65.7%; en el año 2010 este segmento de la población crecía 1.2 puntos porcentuales para colocarse en 66.9%. La OIT también estima que para el año 2020 la población dominicana de 25 años y más que tendrá acceso a un empleo será de 69.4%. En el marco internacional, con relación a las economías de América Latina y el Caribe, la proporción de empleo en la población joven del país se perfila en crecimiento. En el caso del empleo juvenil, que se calcula en personas de entre 15 y 24 años, el escenario es distinto. En 2000 el empleo juvenil en República Dominicana era de 47.3% y en 2010 disminuye para situarse en 44.5%. En las estimaciones para 2020 también se observa una disminución de 1.9 puntos porcentuales por debajo de la década anterior. Se espera un empleo juvenil de 42.6% durante el año 2020.       Las políticas del Estado para aumentar el acceso al empleo en los jóvenes están centradas en la capacitación y la preparación de estos a nivel técnico. Estos programas se impulsan a través de distintos ministerios e instituciones del país. Además, la estrategia de inserción laboral en el programa de Gobierno 2016-2020 incluye políticas de generación de empleo y emprendimiento para jóvenes que no trabajan ni estudian. La República Dominicana conmemora el Día Internacional del Trabajo con la esperanza en el éxito de estas políticas públicas destinadas a la inserción laboral de la juventud. Por: Esmeralda Peguero Analista Cuantitativo Estadístico Departamento de Investigación y Estudios Migratorios (DIEM) Instituto Nacional de Migración de la República Dominicana (INM RD)