Remesas familiares en tiempos de COVID 19 II

Miércoles, 21 Octubre 2020
 

Si bien las remesas constituyen un aporte importante

a la economía nacional, no hay evidencia alguna

de que por sí solas “desarrollen” económicamente

a un país exportador de mano de obra.

 

Alejandro Portes

2006

 

Los meses marzo y abril de 2020 marcaron el inicio del confinamiento de la población en todo el mundo, con especial impacto en los hogares receptores de remesas por las restricciones a la movilidad y la pérdida de empleo de muchos trabajadores. En el caso de República Dominicana, las remesas familiares presentaron una disminución de 21.8% en marzo y 32.5% en abril, en comparación con los mismos meses del año anterior, lo que significó una reducción absoluta de 335.5 millones de dólares. Sin embargo, según fueron variando las medidas restrictivas a la movilidad en los países (Estados Unidos y España) que albergan la mayor proporción de la diáspora dominicana, se observa una notable recuperación de las remesas familiares, lo cual supera incluso las expectativas (Ver Gráfico 1).

Esta tendencia se ha mantenido en los meses siguientes. Las remesas familiares totales de enero a julio ascienden a US$4,302.6 millones, US$204.9 millones más que el mismo periodo del año anterior (Ver Cuadro 1).

Este escenario evoca nuevamente la discusión sobre el papel de la diáspora dominicana en el desarrollo productivo del país y, en especial, la función que pudiera desempeñar en la recuperación económica luego de la crisis provocada por la situación sanitaria, contexto que plantea varios retos y refuerza la idea del desarrollo de políticas públicas que puedan garantizar el fomento y avance de la inversión en el país por parte de los dominicanos residentes en el exterior.

La inclusión productiva de la diáspora fue planteada en Diálogos sobre migración y Desarrollo en República Dominicana, donde se considera que es posible el buen aprovechamiento del capital humano, ahorro y capacidad de financiamiento de los dominicanos residentes en el exterior, como uno de los factores claves para continuar impulsando el crecimiento económico. Considerar la inclusión productiva de la diáspora puede tener especial impacto en los sectores de medios y bajos ingresos debido a que son los mayores receptores de remesas. Asimismo, al abordar esta temática debe considerarse la posibilidad de la transferencia de conocimiento dada la experiencia desarrollada en diversos sectores productivos por parte de los dominicanos residentes en el exterior (Fondo de la OIM para el Desarrollo, 2018).

 

Bibliografía

 

  1. Banco Central de República Dominicana (2020). Sector Externo, Remesas familiares.
  2. Fondo de la OIM para el Desarrollo (2018). Diálogos sobre migración y desarrollo en República Dominicana . Santo Domingo.
  3. Portes, A. (2006). "Migración y desarrollo: Una revisión conceptual a la evidencia", en Conference Proceedings, 7.

 

Por Reyna Bartolomé

Analista Cuantitativa de Estadísticas Migratorias

Departamento de Investigación y Estudios Migratorios